14 nov 2018 | Actualizado: 14:30
Jueves, 08 de septiembre de 2011, a las 15:06

Rafael Martínez, director del Departamento de Oncología.

Redacción. Pamplona
La Clínica Universidad de Navarra ha habilitado una sala de TAC como quirófano para poder administrar in situ braquiterapia, inicialmente, para el tratamiento de tumores de próstata con el objetivo de mejorar la precisión de la intervención.

La braquiterapia es un procedimiento de radioterapia que consiste en la inserción interna de semillas radiactivas en el lugar exacto que se pretende tratar. Debido a esta precisión, la eficacia del tratamiento radioterápico es muy elevada, según explica la Clínica en un comunicado.

“La exactitud en el implante de las semillas es especialmente relevante ya que aquellos pacientes en los que la aplicación es más precisa presentan mejores índices de curación”, según ha subrayado Rafael Martínez Monge, director del Departamento de Oncología Radioterápica de la Clínica.

La braquiterapia se administra por el interior del organismo mediante catéteres que alcanzan la zona tumoral. Por este motivo es preciso efectuarla en quirófano. Hasta la fecha, los especialistas contaban con la ayuda de pruebas de imagen que aportaban gran precisión en el acceso hasta la zona afectada. No obstante, era después de la intervención cuando se podía comprobar mediante un TAC el punto exacto donde se habían implantado las semillas radiactivas.

El equipo de Oncología Radioterápica de la Clínica Universidad de Navarra ha obtenido hasta ahora una precisión del 92 por ciento en la aplicación de este procedimiento. Tan sólo en un 8 por ciento de los casos, las semillas no conseguían una cobertura adecuada.

Actualmente, con la habilitación quirúrgica de una sala de TAC el equipo de la Clínica ha conseguido alcanzar la dosis de irradiación óptima en todos los casos. De momento, la utilidad de la sala de TAC quirúrgica se emplea únicamente para braquiterapia de cáncer de próstata, en breve está previsto comenzar a emplearla para otras indicaciones.