16 dic 2018 | Actualizado: 18:30

La Clínica Universidad de Navarra adquiere un acelerador lineal de Elekta

Permite multiplicar hasta por diez la rapidez de los procedimientos

mié 30 abril 2014. 11.59H
Redacción. Pamplona
La Clínica Universidad de Navarra ha adquirido un acelerador lineal Elekta Versa HD para el tratamiento de pacientes con cáncer con radioterapia externa. Según ha asegurado la clínica, entre las principales ventajas que aporta este nuevo equipamiento figura una velocidad de tratamiento hasta diez veces superior a la de cualquier acelerador convencional, así como la reducción del número de sesiones. Además, “ofrece una mayor precisión en la administración de la dosis de radiación con la adquisición de imágenes de 4 dimensiones, lo que evita al máximo el riesgo para los órganos sanos colindantes a la lesión”, y todo, “procurando un mayor confort para el paciente”.

Elekta Versa HD de Clínica Universidad de Navarra.

Así, mientras una sesión normal de radioterapia externa con intensidad modulada tiene un tiempo de duración de entre 20 y 40 minutos, con este acelerador lineal la sesión se reduce a unos 10 minutos y el tiempo dedicado exclusivamente a la irradiación se estima entre 1 y 2 minutos. Según ha explicado el director del Servicio de Oncología Radioterápica de la Clínica, Rafael Martínez Monge, la tecnología que incorpora este equipo “va a permitir individualizar de una manera mucho más precisa el tratamiento de todos los pacientes oncológicos”. En este sentido, advierte que la oncología actual, “es muy diferente a la que se realizaba hace 10 ó 20 años y la multiplicidad de tratamientos quirúrgicos, quimioterápicos, de hormonoterapia o con terapia dirigida, hacen totalmente necesario que la administración de radiación pueda hacerse de una manera mucho más rápida, precisa y versátil dentro del manejo multidisciplinar del paciente oncológico”.

Según ha explicado la Clínica, los avances más destacados que aporta el nuevo acelerador lineal Elekta residen en la mayor rapidez en la administración de los tratamientos, la posibilidad de adquisición de imágenes en 4 dimensiones y la verificación en tiempo real de la posición del paciente y de la localización tumoral, para aumentar la exactitud en la administración de la dosis de radiación limitando al máximo su toxicidad. En último término, el beneficio recae en un confort máximo para los pacientes e, incluso, en un abaratamiento de los costes, ya que la nueva tecnología va a posibilitar reducir el número de sesiones de tratamiento al aumentar la precisión de la radiación, sin incrementar el daño de los órganos sanos circundantes.

Investigación de nuevos tratamientos

Por otra parte, el nuevo acelerador proporciona al equipo de la Clínica la posibilidad de investigar en nuevos tratamientos. En concreto, el sistema de imagen incorporado permitirá desarrollar estrategias de tratamiento que posibiliten que el plan de radioterapia se adapte a las variaciones que pueda experimentar el tumor o el paciente. “Esta opción conseguirá, a la vez, desarrollar tratamientos más rápidos, no sólo en tiempo de irradiación durante cada fracción, sino también en tratamientos adaptados realmente al movimiento, cambios o deformaciones que pueda tener el tumor en el tiempo”, ha afirmado Diego Azcona, radiofísico del Servicio. Así, la línea de investigación que se desarrollará en la Clínica persigue poder ofrecer al paciente tratamientos más eficaces, rápidos, y confortables.