19 nov 2018 | Actualizado: 21:40

La Clínica Mompía opera los 2 primeros tumores renales por crioablación percutánea

El hospital es el primero en Cantabria en utilizar esta técnica

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 16:54

Roberto García-Valtuille, especialista en Radiología.

Redacción. Santander
Localizar el tumor, introducir en él una o varias agujas y destruir la lesión mediante la congelación. Estos son los tres pasos de la crioablación percutánea, una nueva técnica para tratar los tumores que, en breve, pondrá en marcha el servicio de Radiología de la Clínica Mompía.

Se trata de una técnica nueva en España que permite el tratamiento tanto de tumores primarios como de las metástasis, aunque en este caso el objetivo no es curativo sino paliativo. Según ha señalado el especialista en Radiología, Roberto García-Valtuille, “las ventajas de esta técnica son muy importantes y está indicado para tumores no operables por diferentes motivos, como los que no pueden ser extraídos por alguna patología que impida al paciente someterse a una anestesia general”.

La crioablación obtiene muy buenos resultados en tumores de riñón –en especial en los menores de 3 centímetros de diámetro-, próstata e hígado, aunque cada vez se extiende a más órganos y se está utilizando en los tumores de pulmón, óseos y de partes blandas.

García-Valtuille ha explicado que entre las múltiples ventajas de la crioablación percutánea destaca que “se controla muy bien mediante el escáner (tomografía computerizada o TC) el volumen a tratar y hasta dónde debe llegar la ablación con lo que se evita, tanto que quede la más mínima parte de tumor viable como dañar estructuras adyacentes al tumor”.

“Además, ha señalado, se pueden utilizar varias agujas al tiempo alcanzando así un volumen mayor de congelación (necrosis tumoral), es menos dolorosa que otras técnicas como la radiofrecuencia utilizada para quemar el tumor, se puede hacer con anestesia local y la recuperación también es menos dolorosa”.

A su juicio, la crioablación percutánea es una técnica con mucho futuro que irá reemplazando en determinados casos a la cirugía convencional, y dará una opción terapeútica a los pacientes no operables.