21 nov 2018 | Actualizado: 14:50
Martes, 04 de noviembre de 2014, a las 17:58
Redacción. Santiago de Compostela
La CIG ha solicitado reuniones con los grupos políticos del Parlamento gallego con el objetivo de pedirles que apoyen la tramitación de una proposición no de ley para reclamar al Gobierno central que desarrolle de forma "urgente" la regulación de la jubilación parcial y anticipada de los sanitarios.

María Xosé Abuín.

Según ha explicado en rueda de prensa la secretaria nacional de CIG-Saúde, María Xosé Abuín, la situación de la jubilación parcial y anticipada de los sanitarios ha pasado por "situaciones muy contradictorias" hasta la promulgación de la Ley 40/2007, en la que el Gobierno central se comprometía a presentar, en el plazo de un año, un estudio sobre la normativa reguladora de la jubilación anticipada y parcial de los empleados públicos.

Este estudio, a su vez, debería derivar en un desarrollo normativo de las condiciones que se deben dar para que este personal haga uso de la jubilación parcial o anticipada a partir de los 61 años.

Sin embargo, y "a pesar de los años transcurridos", la CIG lamenta que el personal estatutario "siga sin tener garantizado el acceso a la jubilación anticipada y parcial".

Singularidad propia

María Xosé Abuín ha lamentado que el Gobierno responda a sus peticiones de regulación de esta posibilidad alegando que "la situación económica no es la más idónea" y ha recordado que el personal sanitario es uno de los colectivos "que más ha sufrido los recortes" en este periodo sin ver reconocido "ningún derecho" como contraprestación.

María Xosé Abuín ha señalado que el personal sanitario tiene una "singularidad propia". En concreto, la "prestación continua" del servicio, "las 24 horas y los 365 días", implica un mayor desgaste, así como "el trabajo en contacto con la enfermedad", la "toma de decisiones sobre la vida de otras personas" o "el trabajo a turno", que "aumentan los problemas de salud" de los trabajadores.

Sin embargo, la CIG critica que la Administración no es capaz de "asumir los acuerdos sindicales relativos a que el personal facultativo deje de hacer guardias al cumplir los 55 años" o que "deje de trabajar en horario nocturno al cumplir 55 o 60 años", teniendo en cuenta los "múltiples estudios que hablan de daños en la salud por cambios continuados de horarios".

"Entendemos necesario y urgente que el Gobierno reconozca de una vez por todas la jubilación parcial y el contrato relevo para el personal sanitario", ha afirmado Abuín.

Reuniones parlamentarias

Por ello, la CIG-Saúde ha solicitado reuniones a todos los grupos parlamentarios gallegos con el fin de informarles de sus reclamaciones y presentarles el texto de la proposición no de ley conformada por el sindicato.

En esta proposición se insta al Gobierno central a, en un plazo no superior a seis meses, presentar un estudio sobre la normativa reguladora de la jubilación anticipada y parcial de los empleados públicos, "recogiendo la realidad específica del personal estatutario y funcionario de los servicios de salud".

Paralelamente, piden, el Gobierno "llevará a cabo las medidas normativas necesarias para garantizar con la mayor urgencia el derecho del personal estatutario de los servicios de salud a la jubilación anticipada y parcial.