Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

La atención en Cuidados Paliativos crece el 6,5%

Salud ha atendido el año pasado a 2.530 pacientes

Lunes, 20 de enero de 2014, a las 13:44
Redacción. Logroño
El consejero de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto, ha informado de la actividad registrada en  la Unidad de Cuidados Paliativos, un dispositivo específico para enfermos en fase terminal y la atención de sus familiares que el año pasado atendió a 2.530 pacientes en su domicilio, un 6,5 por ciento más que en el 2012. Además, y según ha detallado Nieto, 749 eran nuevos pacientes, mientras que el 88 por ciento presentaban enfermedad oncológica.

José Ignacio Nieto.

En total, los profesionales sanitarios que trabajan en esta unidad realizaron 6.066 visitas a domicilio (el 21,6 por ciento más que el año anterior); por su parte, los psicólogos atendieron a 1.307enfermos y a 2.000 familiares y las trabajadoras sociales atendieron un total de 1.810 pacientes.

En cuanto a la actividad en la Unidad del Hospital de La Rioja, se registraron 438 ingresos, un 10 por ciento más que en 2012, con una estancia media de 8,34 días. Respecto a la consulta externa, en 2013 se llevaron a cabo 1.747 consultas.
Para la atención a estos pacientes, la red sanitaria pública cuenta con un equipo de profesionales encargados de la asistencia sanitaria y cuidados a estos enfermos. La meta fundamental es proporcionar al paciente con enfermedad avanzada terminal, progresiva e incurable y con pronóstico de vida limitado, confort y calidad de vida, cubriendo sus necesidades físicas, psicológicas, espirituales y sociales.

La Unidad Cuidados Paliativos de Salud cuenta con una unidad hospitalaria dotada con 10 camas específicas individuales en el Hospital de La Rioja, consulta externa, localizada también en el Hospital, y 5 equipos de atención domiciliaria compuestos por médico y enfermera, con apoyo de 2 psicólogos y 2 trabajadores sociales, que atienden el área de apoyo a pacientes y familiares, tanto en la enfermedad como en el duelo posterior.