Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:40

La Asociación de Enfermedades Raras en Canarias pide un registro sanitario de patologías

Aserca reclamará una igualdad de trato y oportunidades para todos

Lunes, 06 de junio de 2011, a las 18:50

Redacción. Santa Cruz de Tenerife
La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que las denominadas enfermedades raras afectan a un siete por ciento de la población, una cifra que extrapolada al archipiélago canario supondría la existencia de unos 140.000 afectados, según ha informado el Ayuntamiento de La Orotava, institución que acoge la sede de la Asociación de Enfermedades Raras en Canarias (Aserca).

Fernando Bañolas, consejero de Sanidad.

El Centro Municipal de Servicios Sociales de La Orotava ha acogido la sede regional de Aserca, una entidad creada con el objetivo de unificar a los afectados por este tipo de patologías, dispersos la mayoría de ellos en pequeñas asociaciones, una división que les perjudica a la hora de exigir sus derechos, según explica el Consistorio en un comunicado.

Según el comunicado, el 65 por ciento de las enfermedades raras son incurables, crónicas, muy graves, altamente discapacitantes y, en algunos casos, incluso con pronóstico fatal. Para la mayoría de ellas no existen tratamientos o terapias y el 20 por ciento de los enfermos tardan un promedio de diez años en contar con un diagnóstico acertado. En no pocas ocasiones dicho diagnóstico jamás llega.

El presidente de Aserca, Manuel Gil Díaz, recuerda que en Canarias aún no existe un registro sanitario de este tipo de enfermedades, "por lo que ni instituciones, ni organismos, ni administraciones saben ni quiénes somos, ni cuántos, ni qué tenemos ni dónde estamos".

El principal responsable de la organización entiende que "Aserca debe, y va a reclamar, en nombre de los niños y niñas, jóvenes y adultos con enfermedades raras y sus familias, que se tomen medidas legislativas para garantizar la igualdad de trato y oportunidades, la equidad y el acceso y el derecho a formar parte activa de la comunidad".

Otro de los empeños en los próximos años, según Manuel Gil Díaz, será "acabar con la discriminación social, sanitaria, educativa y laboral que sufren en Canarias los afectados por este tipo de enfermedades", además de exigir el derecho "a una segunda opinión, a la derivación a centros de referencia y a la inversión en investigación".

Mientras, Francisco José Díaz Hernández, coordinador de Aserca para la zona norte de Tenerife, recuerda que "de cumplirse la legislación vigente en el Estado y las autonomías, nuestra Constitución, los tratados internacionales y los dictados de la Organización Mundial de la Salud, se paliarían las actuales deficiencias".