Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:55

La asistencia sanitaria puede mejorar con pequeños gestos

A través de las redes sociales, apuesta por difundir una relación más humana con el paciente

Martes, 13 de diciembre de 2011, a las 00:09

Redacción. Madrid
Si existiera un Twitter exclusivamente sanitario en España, este lunes el hashtag #Diferencia_T se habría convertido en indiscutible trending topic. Tras él está la iniciativa ‘Mírame, diferénciate’, promovida por un grupo de profesionales, enfermeras, médicos, fisioterapeutas, economistas, pediatras, periodistas e informáticos que están convencidos de que la calidad asistencial puede mejorar con pequeños gestos, como mirar a los ojos de las personas a las que atiende el sistema.

Miguel Ángel Máñez, subdirector económico del Departamento de Salud de Alicante-Sant Joan, es uno de los coordinadores de la iniciativa.

Según explica la propia web de este movimiento, “cuando una persona acude al Sistema Sanitario busca no sólo la competencia técnica de los profesionales, también espera encontrar personas capaces de transmitirle seguridad, confianza y respeto acerca de sus decisiones. No obstante, en ocasiones podemos encontrar situaciones que nos muestran un entorno en el que la atención pierde la calidez o la afectividad deseada”.

Los promotores de esta idea creen que entre los factores que pueden intervenir propiciando intervenciones o climas que podrían calificarse como deshumanizados se encuentra la rigidez de las instituciones que enfatizan valores científico-técnicos, la escasa formación humanística de los profesionales y también las excesivas expectativas de los pacientes fundamentadas en la tecnología.

Además, consideran que existen algunos elementos que influyen en la pérdida de las relaciones de confianza en los sistemas de salud y entre ellos destacan el aumento de la especialización y la división del trabajo, el cambio en el sistema de relaciones directas a otro más burocratizado, la asimetría en la información que genera mayor vulnerabilidad y dependencia de los pacientes o la penetración del elemento de mercado en los sistemas de salud.

La iniciativa está respaldada por decenas de blogs y cuenta con perfil en las principales plataformas de intercambio de información en Internet, tales como Facebook, Twitter, Google+, YouTube o Flickr.