Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Viernes, 04 de febrero de 2011, a las 14:27

María Arribas. Madrid
El consejero de Sanidad, Rafael Bengoa y el director general de Osakidetza Julián Pérez Gil inauguraron el pasado viernes la ampliación del Hospital de Cruces, unas nuevas instalaciones sanitarias que, tal y como manifestó durante la visita el responsable de la sanidad vasca nacen con la finalidad de reforzar la capacidad de respuesta del hospital y del sistema sanitario vasco a la creciente demanda asistencial”.

Bengoa durante la visita.

El nuevo edificio anexo a ala A es el primer gran edificio de ampliación del hospital en los últimos 30 años, ya que la reciente ampliación de las urgencias no requirió de nuevas edificaciones. Un total de seis 6 plantas que dotan al hospital de Cruces de de 70 nuevas camas y que ha supuesto la reforma de otras 30.

“La demanda de tención se había incrementado en los últimos años sin que la estructura del edificio hubiese sufrido una evolución acorde” ha dicho Bengoa que ha asegurado que es de justicia reconocer que, pese a que esta ampliación se proyectó en la pasada legislatura, se ha llevado a cabo en un momento de crisis, con un gran esfuerzo inversor por parte del gobierno vasco, algo que ha destacado también Pérez Gil, que ha subrayado que “ a pesar de la que está cayendo, podemos decir que la inversión en sanidad en el País Vasco va a ser similar a la de años anteriores.”

La obra ha significado la ampliación de 1.512 m2 y 1.070 m2 de reforma con un presupuesto de más de 12.420.018 millones de euros.  Entre los elementos más relevantes de la ampliación está el incremento de las dotaciones de habitaciones y boxes del edificio principal del hospital, que incrementa el número de camas en 70, dividas entre habitaciones individuales, dobles y la Unidad de Crónicos.

Además, de ampliarse, las plantas cuarta y quinta del hospital han experimentado una reforma que ayudarán al desarrollo de las funciones del centro como hospital de referencia en los cuidados que requieren una gran cualificación técnica y profesional y mejorará las condiciones de trabajo del personal del hospital.

Y es que, tal y como ha señalado Bengoa, la mejora en la atención sanitaria a los pacientes críticos ha sido uno de los ejes de esta reforma, que hace que el centro cuente con un total de 98 camas para este tipo de pacientes adultos y de otras 22 para los niños. “Ello nos permite hacer frente a un incremento de la demanda quirúrgica sin comprometer el resto de la actividad asistencial del centro”, ha señalado.

En este sentido, el incremento de las camas de hospitalización posibilitará que el centro continúe con la progresiva modernización y reforma de las diferentes unidades que lo necesiten sin que esto afecte a la disposición de los recursos necesarios y mejorando las condiciones de trabajo del personal sanitario, sin olvidar un incremento de la seguridad en la atención al paciente que, ha dicho el consejero, “es el destinatario final de todas estas mejoras”.