10 dic 2018 | Actualizado: 18:30
vie 11 octubre 2013. 14.40H

Redacción. Gerona
La Consejería de Salud ha presentado este viernes los resultados de la ampliación de los horarios de las unidades de hemodinámica de los hospitales Joan XXIII de Tarragona, Trueta de Girona y Arnau de Vilanova de Lleida, una medida que ha permitido reducir el tiempo de respuesta ante un infarto y duplicar el número de pacientes atendidos.

Boi Ruiz, consejero de Salud.

En una visita a Girona, el consejero Boi Ruiz ha repasado los resultados de una ampliación decidida hace ahora un año, precisamente con el objetivo de mejorar los tiempos de respuesta en los infartos, ya que la literatura médica recomienda que el tiempo entre el diagnóstico y la reperfusión de la arteria afectada no supere los 120 minutos.

El Código Infarto catalán cuenta con diez hospitales adscritos, de los que cinco permanecen abiertos las 24 horas, tres durante 12 horas -los tres hospitales del Instituto Catalán de la Salud (ICS) a los que se les amplió el horario-y los dos restantes durante 8 horas los días laborables.

Según los datos que maneja Salud, tras una ampliación horaria que supuso también mantener abierta la hemodinámica durante todos los días de la semana y no solo los laborables, en Tarragona ha crecido un 97 por ciento el número de códigos infarto atendidos, en Lleida un 78 por ciento y en Girona un 140 por ciento.

Asimismo, el número de pacientes a los que se les practica una angioplastia primaria en menos de 120 minutos ha pasado del 30 por ciento al 42 por ciento en Tarragona, del 34 por ciento al 52 por ciento en Lleida y del 38 por ciento al 52 por ciento en Girona.

Salud ha asegurado también que desde 2010 se ha reducido en siete minutos el tiempo medio que se tarda en practicar una reperfusión, pasando de 110 minutos a 103, y el número de pacientes a los que se practica esta técnica dentro de las primeras dos horas se ha elevado del 59 por ciento al 65 por ciento.