Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:40

Un millón de euros para adecuar el segundo ciclo de Medicina en el Infanta Cristina

La finalización de la primera fase del nuevo Hospital de Cáceres se financiará con 15 millones

Jueves, 16 de octubre de 2014, a las 15:20
Redacción. Mérida
El Gobierno extremeño invertirá un millón de euros para la adecuación de un ala del Hospital Infanta Cristina de Badajoz para albergar el segundo ciclo de Medicina, según recoge el proyecto de Presupuestos Generales de Extremadura (PGEx) para 2015. Asimismo, destinará también un millón de euros, en la nueva planta de Oncología Infantil en el Hospital Materno Infantil de Badajoz.

Por otra parte, las cuentas incluyen, por primera vez, una partida presupuestaria para la del Hospital de Don Benito-Villanueva que asciende a  4.350.653 euros y otra de 15 millones para la finalización de la primera fase del nuevo Hospital de Cáceres.

En materia de infraestructuras sanitarias, se invertirán 571.000 euros en la conclusión del Centro de Salud Mérida Norte, así como 2,7 millones de euros en la del Hospital de Plasencia y 1.810.000 euros en la construcción del Centro de Salud de Olivenza.

El presupuesto para la reforma y equipamiento de los consultorios locales crece en casi un 30 por ciento y se reforzará la apuesta por las TICs sanitarias con un incremento de casi 500.000 euros, pasando de los 1.692.945 de 2014 a los 2.154.823 euros previstos para 2015.

Crece un 9 por ciento la partida para prestaciones en dependencia

También se impulsará la reducción de las listas de espera en dependencia y se atenderá a “más beneficiarios, con un incremento de casi un nueve por ciento en la partida de prestaciones, más de 143 millones de euros en total, lo que supone 12 millones más que en 2014”.

En cuanto a los programas y servicios de Atención a la Discapacidad, la partida presupuestaria aumenta en casi un 42 por ciento y se pasa de los cinco millones de euros 2014, a los más de siete millones en 2015. Por último, se refuerzan los programas para la atención del deterioro cognitivo con un incremento de casi el 20 por ciento.