Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 14:55

La actividad pública concertada “sólo supone el 5,5%” de las cirugías realizadas, según Nieto

El consejero de Salud asegura que en los últimos años no se ha realizado ninguna intervención urgente fuera de los centros públicos

Martes, 30 de septiembre de 2014, a las 18:32
Redacción. Logroño
El consejero de Salud y Servicios Sociales de La Rioja, José Ignacio Nieto, ha informado que la actividad pública concertada en cirugías "supone aproximadamente sólo el 5,5 por ciento del total que se realiza en esta área de forma anual en la comunidad". El consejero ha afirmado que "a lo largo de los últimos años no se ha realizado ni una sola intervención urgente fuera de los centros de carácter público y que la derivación de pacientes se realiza siempre sobre cirugía programada".

José Ignacio Nieto, consejero de Salud y Servicios Sociales.

Nieto ha hecho un balance balance de la incidencia que la actividad pública concertada ha tenido en la comunidad en los dos últimos años, así, ha dicho, durante 2013, de las 26.989 intervenciones quirúrgicas que se llevaron a cabo en La Rioja, 25.443 se realizaron en los hospitales San Pedro (20.004) y Fundación Calahorra (4.364). El resto, 1.542 (que incluyen técnicas de cardiología que no son propiamente intervenciones quirúrgicas) tuvieron lugar en el único centro concertado que existe actualmente en La Rioja, un 5,7 por ciento. En los ocho primeros meses de este año 2014 se han realizado un total de 18.136 intervenciones, de las cuales 14.274 se han llevado a cabo en el Hospital San Pedro, 2.904 en la Fundación Hospital de Calahorra y 1.077 corresponden a la actividad concertada, el 5,8 por ciento.

Las principales intervenciones quirúrgicas y técnicas que se realizan a través de concierto público en la comunidad son las relacionadas con la cirugía cardiaca y electrofisología (unos 150 pacientes al año), así como la traumatología (633 pacientes en 2013) y oftalmología (162 pacientes).

Próximo nuevo contrato de cirugía

El consejero ha anunciado que la semana que viene se va a licitar el nuevo contrato de cirugía para la atención pública concertada, que, al igual que los anteriores, tendrá una validez de cuatro años. Su precio de salida es de 7.743.071 euros, prácticamente la misma cantidad que se destinó a este servicio en 2013 (7.745.752 euros), un leve 0,03 por ciento inferior y casi un 15 por ciento menos que los 8.025.563 euros que se destinaron a este concepto en 2012.

Nieto ha indicado que la reducción sostenida de estos contratos viene marcada por un lado por la progresiva incorporación de diversas técnicas a la cartera de servicios del Servicio Riojano de Salud, y ha puesto como ejemplo, la actividad de Hemodinamia, que de ser una de las actividades 'estrella' en la concertada (ya que hacía el cien por cien de las intervenciones) ha pasado a tener un papel mucho más reducido. En 2012, a 895 riojanos se les hizo una hemodinamia en instalaciones públicas y a 109 en concertada. En 2013 la cifra de la concertada se redujo a 98. Por el contrario, las intervenciones relacionadas con Traumatología y Oftalmología siguen manteniéndose como la principal actividad en la que se realizan conciertos en el sistema sanitario público. En 2013, de las 1.182 intervenciones correspondientes a lista de espera que se hicieron concertadas, 800 tuvieron que ver con estas dos especialidades.

Por otro lado, en los últimos años, según Salud, ha ido bajando la demora media, que ha pasado de 61 días, en junio de 2012; a 58 días, en diciembre de ese mismo año; consiguiendo establecerse en 45 días, a 31 de diciembre de 2013 y en 40, en el último registro de junio de este mismo año.

Servicio Sociales ha ampliado la cartera de servicios con nuevas técnicas y unidades y esto ha llevado asociado una disminución de desplazamientos de riojanos a otras comunidades para recibir asistencia sanitaria. Así, en 2013 un total de 1.400 pacientes fueron derivados a otros centros sanitarios de referencia, fundamentalmente, de comunidades limítrofes; se trata de un 4,4 por ciento menos que las registradas en 2012.  Estas derivaciones han sido fundamentalmente para los servicios de Neurocirugía y de Cirugía Pediátrica.