17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

Junta, Cruz Roja y Diputación de Guadalajara consolidan la atención a mayores

Este proyecto, que data de 2008, es un importante instrumento en la Comarca del Señorío de Molina de Aragón

Lunes, 04 de abril de 2011, a las 16:33

Redacción. Guadalajara
El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, la presidenta de la Diputación provincial de Guadalajara, María Antonia Pérez León y el presidente de Cruz Roja Guadalajara, Javier Senent renovaron ayer el Programa de proximidad para atender a personas mayores, iniciativa implantada en 2008 y que con esta firma se consolida como importante instrumento para la atención a las personas mayores residentes en alguno de los municipios de la Comarca del Señorío de Molina de Aragón.

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata (a la derecha), la presidenta de la Diputación provincial de Guadalajara, María Antonia Pérez León y el presidente de Cruz Roja Guadalajara, Javier Senent, ayer en Guadalajara donde han presentado la renovación del acuerdo para el servicio de comidas a domicilio a personas mayores de 35 municipios de la Comarca del Señorío de Molina de Aragón.

Lamata agradeció la labor que realiza el personal de Cruz Roja y de las organizaciones sociales por su compromiso con la mejora de la calidad de vida de quienes más lo necesitan como son los mayores, las personas con discapacidad o en riesgo de exclusión social y por su contribución al progreso de la región.

El programa, que posibilita la distribución a domicilio de comidas condimentadas, es un servicio de proximidad complementario al Sistema de Atención a la Dependencia, SAD, dirigido a ciudadanos con más de 65 años, con cierto riesgo de dependencia, que viven solos y a otros que no superan esta edad pero con algún grado de dependencia para la realización de las tareas cotidianas.

Así, el personal de Cruz Roja visita 6 días por semana el domicilio del mayor, de lunes a sábado, cubriendo las necesidades nutricionales de los que demandan el servicio a quienes se reparte un menú completo compuesto por la comida (primer plato, segundo plato, pan del día y postre) o comida y cena (primer plato, pan del día y postre). El sábado se reparte también el menú del domingo.

Como destacó Lamata, “se trata de un programa que requiere esa priorización que el Gobierno regional ha mantenido siempre en políticas sociales y, dentro de ellas, las dirigidas a las personas que más lo necesitan”.

Por su parte, Pérez León señaló que el objetivo de la Diputación ha sido “destinar parte de nuestros recursos a proyectos que llegan de manera directa a las personas para mejorar su bienestar. Servicios de proximidad y a la carta, adaptados específicamente a las necesidades de cada usuario”, añadiendo además que “estamos especialmente satisfechos del programa de comida y lavado de ropa a domicilio porque es un buen ejemplo del uso del dinero público para mejorar de manera directa la calidad de vida de los vecinos de nuestra provincia”.

En total son 35 las localidades de las áreas de Maranchón, Molina y Checa las que se benefician de este programa, llegando a más de un centenar de personas las que se benefician del reparto de menús adaptados a las necesidades nutricionales y calóricas de las personas mayores. El programa que gestiona Cruz Roja no sólo presta esta atención alimentaria a quienes más lo necesitan sino que además ayuda a paliar la soledad de las personas mayores que por este medio son visitados cada día en su domicilio.

Perfil masculino

El perfil de los usuarios es el de un hombre, mayor de 76 años, soltero o viudo, que vive solo, y no puede afrontar las actividades de la vida cotidiana porque nunca lo ha hecho, residente en la comarca habitualmente, hipertenso, con estudios primarios y con hijos en la capital y conectados mediante el servicio de teleasistencia.

También se atiende a un porcentaje amplio de mujeres que solicitan el servicio, ya estén viudas, solteras o casadas. Un 9,5% de los usuarios son menores de 65 años, pero son atendidos por tener grado de dependencia y porque su cuidador directo es su madre ya con cierta edad y a la que también se presta atención a través del programa.

Para el consejero, la consolidación de estos servicios son un acto de justicia con las personas mayores de nuestra tierra que han contribuido con su trabajo y su vida a construir Castilla-La Mancha y ahora “sólo podemos devolverles algo de lo que nos han dado”.

Además, señaló que “la alianza que formamos en esta ocasión Diputación Provincial de Guadalajara, Cruz Roja y Junta de Comunidades nos permite ser más eficientes y eficaces, consiguiendo, con la misma inversión, mejores resultados”.