Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 10:35

“Una nueva maravilla tecnológica” que combina resonancia magnética y tomografía de emisión de positrones

Reduce el tiempo de diagnóstico y los gastos derivados de las pruebas, al unirlas en una sola

Miércoles, 01 de junio de 2011, a las 15:07

Enrique Pita/Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
“Una nueva maravilla tecnológica que no sólo mejora el diagnóstico por imagen, sino que además permite hacer un seguimiento del tratamiento”. Así define Julio Vega, director general de Siemens Healthcare España, la esencia del nuevo equipo Biograph mMR presentado ayer por la compañía en Madrid ante un nutrido grupo de representantes de la Sociedad Española de Radiología Médica y de la Sociedad Española de Medicina Nuclear e Imagen Molecular.

Markus Schwaiger explica alguna de las posibilidades que abre este nuevo equipo de Siemens.

Este nuevo sistema, “el primero” que integra una resonancia magnética (RM) y una tomografía de emisión de positrones (PET) en uno solo, “es la única RM molecular de cuerpo entero simultánea”, ha explicado el director de negocio de Resonancia Magnética de la compañía, Francisco Escario, al tiempo que señalaba que “hemos tendido un puente entre dos sistemas de modo que 2 + 2 no son 4, sino 5”.

Así, el innovador sistema Biograph mMR permite identificar las condiciones neurológicas, oncológicas y cardiacas del paciente, facilitando la planificación de terapias adecuadas a su dolencia. Además, al no emitir radiación ionizante, el sistema obtiene imágenes en bajas dosis, con los consiguientes beneficios para el paciente.

Según explica Markus Schwaiger, director del departamento de medicina nuclear del Hospital Universitario Klinikum Recht der Isar de Alemania, “el principal avance es que permite trabajar sin radiación, y en segundo lugar no solo obtienes una resolución anatómica magnífica sino que además obtienes una valoración de procesos biológicos y bioquímicos”.

Por otra parte, la combinación de ambos sistemas en uno solo supone una importante reducción de costes económicos, pero también de tiempo. “Al poder combinarlo todo en una única evaluación que requiere menos de una hora, obteniendo toda la información que obtendrías con ambas tecnologías, se ahorra muchísimo tiempo para el tratamiento, para el paciente, pero también para todo el sistema, mejorando el flujo de trabajo diagnóstico”, señala Schwaiger.

De izquierda a derecha: Julio Vega, Markus Schwaiger, y Francisco Escario durante la presentación.