Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

Redón insta a detectar la microalbuminuria para prevenir la enfermedad cardiovascular

A través de un test de orina que mide la concentración de albúmina, prevalente en el 10-40 por ciento de hipertensos y diabéticos

Lunes, 20 de junio de 2011, a las 23:32
María Márquez. Milán
El jefe de Medicina Interna del Hospital Clínico de Valencia, Josep Redón, ha sido elegido presidente de la Sociedad Europea de Hipertensión en el marco de su 22 Congreso Europeo celebrado en Milán del 17 al 20 de junio, y que ha congregado a 6.000 especialistas de todo el mundo. La mala adherencia terapéutica de los hipertensos es uno de los grandes retos para este experto, quien señala que los pacientes españoles están “en la media europea” en este ámbito. Para paliarla, apuesta por reducir limitar las dosis diarias mediante la combinación de dos fármacos en una sola pastilla.

Josep Redón, en una de sus múltiples intervenciones en el Congreso Europeo.

Con una amplia formación y experiencia internacionales en el ámbito de la hipertensión, Redón pasa de la vicepresidencia a liderar un proyecto focalizado en aumentar la adherencia terapéutica y profundizar en marcadores de control de la presión arterial como la microalbuminuria (MAU), que él mismo comenzó a utilizar con este fin en 1986, estando hasta ese momento su utilidad limitada a la nefropatía diabética.

Tras varios estudios, el laboratorio Daiichi-Sankyo ha puesto a disposición de los profesionales europeos un test para medir la concentración de albúmina en la orina. "Disminuir la MAU es disminuir la enfermedad cardiovascular. Entrenar a los profesionales para que utilicen este test facilita la detección precoz de estas patologías", resaltó Redón en un foro organizado por el compañía japonesa. En esta línea, apuntó que los médicos de Primaria españoles son "de los más avanzados en Europa" a la hora de usar el test.

Crítica al Ministerio

El especialista apuesta por lograr el cumplimiento terapéutico a través de la combinación de dos fármacos en una sola píldora y aprovecha para llamar la atención sobre “el problema que existe en España” con este tipo de tratamientos “porque no están financiados”, una queja que la Sociedad Española de Hipertensión ya ha trasladado al ministerio de Sanidad. En cuanto a estas combinaciones farmacológicas, augura que a corto plazo no se prevén nuevas opciones y señala a los antagonistas de los receptores de la angiotensina y los inhibidores directos de la enzima convertidora de angiotensina como el tratamiento hoy por hoy más eficaz.