Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 13:45

José Antonio Contreras: “Los servicios que pongamos en marcha deben ser en colaboración con el tejido asociativo”

Tres meses después de comenzar su andadura, la nueva organización ha logrado integrar positivamente las funciones que desarrollaban las tres instituciones que se fusionaron para crearla

Viernes, 01 de abril de 2011, a las 17:05

Enrique Pita. Madrid
Tres meses después de comenzar su andadura, la nueva Fundación Sociosanitaria ha logrado integrar positivamente las funciones que venían desarrollando las tres instituciones que se fusionaron para crearla. Así, tanto en el área de la diabetes, como en el de la investigación y en el de la atención a personas con enfermedad mental y riesgo de exclusión se ha seguido avanzando, “sin que se diluyan las líneas de trabajo” que antes existían, algo que el director de la Fundación, José Antonio Contreras, marca como clave para el buen funcionamiento de la institución. Ahora, con el desarrollo por parte de la Consejería de Salud y Bienestar Social de la Estrategia 20/20, Contreras considera que el campo de trabajo, ya de por sí muy amplio, se abrirá aún más, dotando de mayor presencia e importancia a la Fundación que dirige.

José Antonio Contreras, director de la Fundación Sociosanitaria de Castilla-La Mancha.

¿Qué balance hace del trabajo realizado en los cerca de tres meses de funcionamiento de la Fundación Sociosanitaria?

Bueno, son tres meses de funcionamiento conjunto de las tres entidades que nos hemos fusionado, aunque antes habíamos pasado un par de meses estudiando de qué manera llevarlo a cabo.

El balance es bastante positivo, principalmente por la responsabilidad de todos los trabajadores y las personas que configuran las distintas entidades, que han hecho que, pese a que los temas eran distintos, se ha hecho una integración adecuada, sin demoras en los diferentes procesos, y cada uno ha continuado trabajando con las distintas responsabilidades que veníamos teniendo. Y en este sentido es algo de agradecer, tanto a los trabajadores como a las personas que configuran la Fundación Sociosanitaria resultante de la fusión de las anteriores.

La Fundación abarca grandes áreas de acción. ¿Cómo se estructura la integración en un único organismo de campos diversos como la labor investigadora de Fiscam, la atención social de Fislem y la investigación en diabetes de Fucamdi?

Efectivamente uno de los objetivos que tenía la Consejería al crear esta nueva Fundación es que ninguna de las tres entidades anteriores se difuminara al integrarse, que se mantuvieran las diferentes funciones que se estaban haciendo. Creo que esa es una de las claves. Las distintas funciones que venían realizando las tres entidades se han distribuido en tres áreas disciplinares importantes que adquieren relevancia.

Por un lado, el área de diabetes, donde lo que queremos es continuar y potenciar mucho de lo que venía haciendo Fucamdi en la línea de formación del profesional sanitario, en la investigación y también en el campo de la divulgación y la prevención. En este sentido, hace unas semanas mantuvimos una reunión con el Comité Científico Asesor para explicar todos estos cambios y cómo se quieren potenciar estas labores.

Con respecto a la labor que venía haciendo la fundación Fiscam, ocurre algo similar. Se han creado dos grandes áreas, una de investigación propiamente dicha en la que se va a continuar insistiendo en la formación del personal sanitario y sociosanitario y se están revisando los proyectos que optan a ayudas. Y después otra gran área, a modo de observatorio de salud y bienestar social, en el que se concentra la investigación en el ámbito de salud y bienestar social en la línea que marca la Estrategia de la Consejería y en la que también se incluyen los estudios sociológicos, muy importantes para la toma de decisiones.

Y por último, la parte que se corresponde a lo que hacía la Fundación Fislem, que se mantiene con las tres grandes áreas que ya existían. Así, por un lado la rehabilitación psicosocial y apoyo comunitario, donde están recogidos todos los centros de día, los programas de empleo con apoyo, la vertiente de ocio y participación, etc. En segundo lugar, el área residencial, que recoge toda la parte de viviendas y residencias para personas con enfermedad mental y programas de atención a domicilio. Y por último, un área de intervención sociosanitaria, en la que se incluye el trabajo que se hace con personas con adicciones, con drogodependencias, la gestión de las plazas en comunidades terapéuticas y centros de acogida para personas con enfermedades, y por último, la tutela de personas con enfermedad mental y con adicciones, algo que acaba de empezar a hacer la Fundación.

Todo esto es el conglomerado principal que se ha mantenido y que para que se pueda llevar a cabo es necesario dotarla de distintas áreas de soporte, tanto a nivel administrativo como de recursos humanos, con un equipo de apoyo a la dirección que nos va a permitir visualizar, a través de documentación, prensa, o comunicación, la calidad del trabajo que veníamos desarrollando.

¿Cuáles serían los proyectos más destacables que lleva a cabo la Fundación?

Habría que diferenciar por áreas. En el ámbito de la diabetes, un tema muy importante que se viene desarrollando es la formación continuada para personal sanitario en los avances que se están produciendo. También en materia de diabetes, una línea de investigación, que creo que es pionera, en genética, para prevenir y diagnosticar de forma precoz la diabetes, algo que es clave.

Imagen de una consulta de la Fundación.

En el área de investigación, es clave el impulso que se está dando a todo el personal que quiera investigar, tanto a los investigadores noveles como a proyectos que tienen ya resultados tras todo el trabajo que ha venido haciendo en los últimos años el Fiscam. En este sentido, estamos generando mucho conocimiento y masa crítica, algo que es clave, y ya estamos viendo resultados, se están empezando a desarrollar patentes, algo que es muy importante para el avance de la sociedad y para que Castilla-La Mancha se posicione adecuadamente.

Y en el área que abarcaba antes Fislem, un tema prioritario es la prevención del estigma que acompaña a la enfermedad mental. Esto está siendo un caballo de batalla en los últimos años, y, además de mejorar los servicios, tenemos que empezar a luchar para que la imagen de las personas con enfermedad mental y de otros colectivos con alguna problemática sociosanitaria vaya cambiando, porque eso nos hará más fuertes a la hora del tratamiento a nivel sanitario como para la privacidad de estar personas.

¿Existe algún tipo de alianza con la Universidad o alguna otra entidad en materia de investigación?

En este sentido, mantenemos acuerdos de colaboración, de una u otra manera, con todos los agentes investigadores de la región. Por ejemplo, con la Universidad de Castilla-La Mancha existen varias líneas de trabajo; o con la Asociación Española Contra el Cáncer, o líneas de investigación en neurofarmacología en Albacete, o con el Hospital Nacional de Parapléjicos en Toledo.

Pero también estamos colaborando con la Consejería de Educación y el Servicio de Salud para formar personas en imagen para diagnóstico, que creo que es un aspecto muy importante, porque existe una gran necesidad de contar con profesionales que se especialicen en este tipo de servicio.

¿Qué colaboración mantiene la Fundación con el tejido asociativo de Castilla-La Mancha?

Hemos continuado con lo que ya se venía haciendo, aunque había cierto miedo a que pudiera reducirse, pero todos los colectivos, tanto en el ámbito de la salud mental, como de las drogodependencias, como otras asociaciones de autoayuda sociosanitaria.

Por ejemplo, tenemos un centro pionero de autoayuda en Albacete con muy buena experiencia. Nosotros gestionamos este centro y en él se ubican distintas asociaciones que, además, colaboran cada una desde su punto de vista en el desarrollo de actividades en el centro.

Sin duda queremos seguir impulsando esta colaboración con las asociaciones. Tenemos claro que los servicios que vayamos poniendo en marcha tiene que ser junto con ellos, no se puede hace de otra manera, sino con el movimiento asociativo que son los que muchas veces nos indican cuáles son las necesidades de las personas a las que ellos atienden.

De cara al futuro, en Castilla-La Mancha se está trabajando en la Estrategia 20/20 de Salud y Bienestar Social. ¿Qué líneas marca esta estrategia para la Fundación Sociosanitaria?

Para nosotros esta Estrategia es muy importante, porque nos marca hacia donde debemos seguir caminando. Y dentro de la Estrategia la Fundación va a tener un papel muy definido, y creo que la Consejería va a seguir manteniendo los objetivos que tenemos planteados en tres líneas.

Así, en el Plan de Investigación vamos a tener un papel muy importante, vamos a ser uno de los instrumentos que impulsará este plan. O en el Plan de Salud Mental y en el Plan de Diabetes, donde estaremos de manera importante. También hay un Plan de Adicción y de Alcoholismo, y ahí también tendremos presencia.

Creo que posiblemente esta Estrategia va a ser un motor de crecimiento para la propia Fundación, porque habrá que impulsar muchas líneas de trabajo nuevo, y creo que tendremos un papel muy destacado en el desarrollo y puesta en práctica de esta Estrategia 20/20.