17 nov 2018 | Actualizado: 17:45
Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 15:32

José Ángel Martínez-Climent.

Redacción. Pamplona
José Ángel Martínez-Climent, investigador del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra, ha obtenido un proyecto de investigación de la Lymphoma Research Foundation (LRF) para estudiar nuevos tratamientos para el linfoma del manto (LCM). Colaborará en la investigación con los norteamericanos Izidore Lossos, del Sylvester Comprehensive Cancer Center de la Universidad de Miami (EE.UU), y Martín Fernández-Zapico, de la Clínica Mayo en Rochester (EE.UU).

El equipo se centrará en el estudio de la proteína ciclina D1 y su papel en el tratamiento de esta enfermedad. “Aunaremos esfuerzos entre Miami, Rochester y Pamplona, con el objetivo de continuar nuestra investigación sobre el papel de la ciclina D1 como diana terapéutica en el linfoma del manto”, ha afirmado el investigador.

El objetivo final es transferir los resultados experimentales a los pacientes con esta patología. En este trabajo colaboran Elena Beltrán, Vicente Fresquet, Javier Martínez-Useros y Melissa Rieger, del Laboratorio de Oncología Molecular del CIMA.

A pesar de ser un tipo de linfoma poco frecuente, el equipo está interesado en trabajar con LCM, porque “sigue siendo una enfermedad incurable”. “Además, se origina por una mutación de la ciclina D1, una proteína importante que también se encuentra implicada en el desarrollo de otros tumores más comunes, como el cáncer de pulmón, de mama, de esófago, de hígado y de páncreas”, ha explicado Martínez-Climent.

Uno de los objetivos de la investigación es utilizar un modelo experimental de ratón que han generado, que desarrolla linfomas similares al LCM humano. “En este modelo podemos activar y desactivar la ciclina D1, lo que nos permite determinar los efectos terapéuticos de la inhibición de esta proteína en combinación con otros tratamientos”, ha señalado el especialista.

Datos previos indican que la inhibición de la ciclina D1 no elimina las células del linfoma, pero potencia la acción de otros fármacos. Por ejemplo, la combinación de fármacos inhibidores de la ciclina D1 con inductores de muerte celular muestran un “potente efecto sinérgico” que provoca una regresión en los linfomas, según afirman. “Estos resultados sugieren una nueva vía para tratar el LCM de forma efectiva”, han concluido.