16 nov 2018 | Actualizado: 18:20

Jordi Pujol defiende la sanidad como un factor clave para la identidad catalana

Ha presentado un libro sobre la construcción del sistema sanitario catalán durante su etapa de Gobierno

Martes, 08 de abril de 2014, a las 22:22

Jordi Pujol.

Redacción. Barcelona
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha defendido este martes el sistema sanitario catalán como uno de los pilares para la construcción de un país "que valga la pena", un pensamiento que ha destacado que tuvieron muy claro desde la restauración de la Generalitat catalana en 1980.

En la presentación del último de los libros elaborado por el Centre d'Estudis Jordi Pujol sobre su obra de gobierno, y que hace referencia a la construcción del sistema sanitario entre 1980 y 2003, Pujol ha defendido que la sanidad y la educación fueron dos de los factores más importantes para hacer que la sociedad asumiera como propia la idea de Cataluña.

"Asumir la competencia era arriesgado", ha reconocido Pujol, que pese a todo ha considerado que se ha logrado constituir un sistema del que la sociedad se siente orgulloso, pese a dificultades como una llegada de inmigración muy notable en los últimos años y la limitación política en algunos aspectos.

El expresidente ha asumido que "quizás se construyeron algunos hospitales que no hacían falta", ya que la equidad territorial fue una premisa que, en los momentos de crisis actuales, quizás no era tan necesaria, ha recordado señalando que los recortes presupuestarios, pese a ser difíciles de explicar, son una realidad en el conjunto de Europa.

El exconseller de Salud entre 1996 y 2002, Eduard Rius, es el autor del libro que han presentado en el Colegio de Médicos de Barcelona, ha destacado que la puesta en marcha del sistema catalán fue "fruto del encaje de innumerables actores", ya que existen diversas fórmulas de gestión y, desde el principio, tuvieron su lugar actores privados, en su mayoría aglutinados en fundaciones sin ánimo de lucro.

La separación entre la provisión de servicios y la financiación de estos a través del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) supuso, según Rius, un hito pionero que ha permitido soportar mejor los recortes presupuestarios y enfocar el modelo de forma más fácil hacia la obtención de resultados.

El debate sobre la privatización, “infundado”

El conseller actual, Boi Ruiz, ha reafirmado que el debate sobre la privatización de la sanidad es un "debate infundado" en el caso catalán, pese a que algunos intenten ponerlo encima de la mesa, ya que en todo caso el principal problema es la infrafinanciación del modelo.

Ruiz ha negado que Cataluña gaste mucho o gaste mal, al recordar la cifra de 1.100 euros anuales por cápita frente a la media estatal de 1.300, y aún así obtener resultados sanitarios mejores, lo que es posible por la gran tradición de la mutualidad –uno de cada cuatro catalanes tiene contratado un seguro sanitario–.

Un modelo diferente habría sido "muy difícil de sostener" en el actual contexto de recortes, ha asegurado, después de que en cuatro años la Generalitat haya recortado la partida destinada a salud un 16 por ciento, hasta los 8.220 millones de euros.

El presidente del Colegio de Médicos de Barcelona, Jaume Padrós, ha agradecido a Pujol la presentación del libro en la sede de los médicos barceloneses, destacando que la construcción del sistema sanitario catalán fue una obra de gobierno que todavía se puede disfrutar, una "joya" que, pese a la existencia de la tensión presupuestaria actual, fue posible por un ejercicio de responsabilidad colectiva.