Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00

Investigadores navarros buscan un biomarcador para luchar contra el cáncer de mama

La Clínica Universidad de Navarra presenta el estudio Imaging en ASCO

Martes, 07 de junio de 2011, a las 19:14

Jesús García-Foncillas, jefe del servicio de Oncología Médica de la CUN.

Redacción. Pamplona
Jesús García-Foncillas, jefe del servicio de Oncología Médica de la Clínica Universitaria de Navarra y principal investigador del estudio Imaging, ha dado a conocer esta iniciativa en el 47º Congreso de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) que se celebra en Chicago. García-Fontillas ha explicado que con este estudio persigue identificar en cáncer de mama un biomarcador de eficacia para Bevacizumab, que es el antiangiogénico con mayor número de indicaciones en cáncer.

La angiogénesis o proliferación de vasos sanguíneos es un paso previo a la transición de un grupo inofensivo pequeño de células a un tumor de tamaño y a la diseminación de un cáncer o metástasis. García-Foncillas ha señalado que bloquear este proceso supone impedir que el tumor pueda nutrirse de la creación de nuevos vasos sanguíneos y de ese modo seguir creciendo. Sin embargo, este tratamiento plantea algunos retos, entre ellos, la necesidad de descubrir un biomarcador que permita identificar a los pacientes que mejor van a responder a esta estrategia. Otro desafío, que ha apuntado García-Foncillas, es poder determinar mediante técnicas de imagen en qué medida el tratamiento consigue su objetivo.

El análisis se ha perfilado atendiendo a dos características: por una parte, hacerlo en un tipo de tumor en el que el fármaco ya estuviera aprobado y por otro, en ausencia de ninguna pista previa realmente válida, hacer una búsqueda masiva con datos moleculares y de imagen.

La decisión de buscar el marcador en cáncer de mama se debe a que este tumor se presta más fácilmente que otros a hacer biopsias repetidas durante el tratamiento, ha agregado el investigador, quien ha dicho que es “accesible, se puede palpar y se puede alcanzar por ecografía el lugar exacto en el que debe hacerse la punción”.

Según los primeros resultados, el antiangiogénico no sólo tiene un efecto positivo sobre la vasculatura del cáncer sino también sobre el propio tumor. Esto es sólo un primer paso porque, según García-Fontillas, el cáncer se está “nuevamente reescribiendo” con los tratamientos individualizados y la búsqueda de biomarcadores se sitúa como uno de los principales objetivos tanto a corto como a largo plazo. “No estamos buscando en una única dirección, en un único marcador, sino en la conjunción de los mismos para identificar qué pacientes pueden beneficiarse más de cada tratamiento”, ha comentado.