Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:05

Implantan con éxito un nuevo dispositivo mediante un cateterismo cardiaco a un bebé

Es la primera vez en el mundo que se inserta en un niño tan pequeño

Jueves, 04 de septiembre de 2014, a las 10:20
Redacción. Barcelona
El Servicio de Cardiología Pediátrica del Hospital Universitario de Vall d’Hebron ha realizado con éxito una técnica de tratamiento que ha consistido en implantar un nuevo dispositivo mediante un cateterismo cardiaco, a un bebé de 5 meses (que nació con malformación congénita del corazón) sin tener que recurrir a la cirugía a corazón abierto.

Pedro Betrián, cardiólogo pediátrico especialista en Hemodinámica del Hospital de Vall d'Hebron.

El dispositivo tiene un diseño innovador, pues contiene muy poco metal en su estructura y está recubierto de un material especial que lo hace muy flexible, lo que permite poder utilizarlo en pacientes muy jóvenes.

Pedro Betrián, cardiólogo pediátrico especialista en Hemodinámica, con el apoyo del personal de enfermería y de los profesionales del Servicio de Cardiología, realizaron la operación en una sala híbrida de última generación. Pocos minutos después de la intervención se observó una mejora del funcionamiento de su corazón y, cinco días más tarde, el niño recibió el alta hospitalaria.

En los controles posteriores, realizados por el equipo profesional sanitario, se ha constatado que su corazón ha recuperado la función normal. Actualmente, el niño, que ya tiene más de un año, se encuentra bien y se ha suspendido toda la medicación que necesitaba.

El cierre de comunicaciones interauriculares mediante otros dispositivos forma parte de la práctica habitual en los Servicios de Cardiología Pediátrica, pero generalmente se produce en niños de edades más elevadas. La disponibilidad de nuevos dispositivos implantables para cateterismo permite ofrecer a estos pacientes una solución a su cardiopatía congénita con un riesgo de complicaciones mucho menor, así como una rápida recuperación.

"El caso de Walild es excepcional, porque se trata del paciente más joven en todo el mundo al que se ha realizado esta nueva intervención con este dispositivo. El hecho abre la puerta a poder usarlo en este grupo de pacientes especialmente delicados y ofrecerles así una alternativa al uso de dispositivos convencionales más rígidos, o tener que recurrir a la cirugía cardiaca a corazón abierto", comenta Ferran Rosés, jefe de servicio de Cardiología Pediátrica del Área Maternoinfantil del Hospital Universitario Vall d'Hebron.