Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 13:40
Sábado, 22 de junio de 2013, a las 18:47

Redacción. Huesca
El proceso de implantación de receta electrónica en el Sector Sanitario Huesca, con la zona básica sanitaria de Berdún, ya ha concluído. Ha finalizado así la llegada de la e-receta al primero de los ocho sectores que conforman Aragón y que, en este caso, comprende 14 zonas básicas de salud: 4 en Huesca, Jaca, Sabiñánigo, Biescas, Broto, Hecho, Berdún, Ayerbe, Almudévar, Grañen y Sariñena.

Ricardo Oliván.

De este modo, sumando además las 4 zonas básicas de salud ya implantadas pertenecientes al sector sanitario de Barbastro se da cobertura al 84 por ciento de la población de la provincia.

Este sistema, que en el sector oscense comenzó en febrero de 2012 con la localidad de Ayerbe, ha permitido que, hasta la fecha, se hayan incorporado al sistema de receta electrónica 63.447 pacientes diferentes, para los que se han dispensado 957.372 envases de medicamentos en las 55 farmacias situadas en localidades del Sector Sanitario Huesca, según han informado desde el Departamento de Sanidad en una nota de prensa.

Asimismo, la receta electrónica es una media destinada a la desburocratización de la consulta clínica en Atención Primaria, que está dando buenos resultados, pues en el Sector Sanitario de Huesca ha supuesto un descenso considerable en el número de consultas solicitadas en algunos centros de salud. En concreto, hasta un 20 por ciento menos. Por lo que, gracias a la e-receta, los médicos de familia disponen de más tiempo para realizar tareas asistenciales.

El proceso de implantación de la e-receta continúa por Aragón y los Sectores Sanitarios de Zaragoza I y II se encuentran próximos a la finalización del mismo. Hasta el momento, en la Comunidad se han realizado prescripciones a 580.000 pacientes distintos y se han producido más de 6.800.000 dispensaciones.

Se trata de un sistema más cómodo y seguro de prescribir y dispensar los medicamentos que permite un gasto farmacéutico ajustado al consumo real, pues solo se dispensan las medicinas que necesita el paciente. Además, acaba con los desplazamientos innecesarios del paciente al centro de salud en busca de recetas.