Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Idcsalud Sagrat Cor incorpora una laparoscopia 3D robotizada para uso urológico

El centro ha señalado que es “la primera de Europa” con estas características

Martes, 28 de octubre de 2014, a las 15:42
Redacción. Barcelona
Idcsalud Sagrat Cor Hospital Universitari ha implantado una laparoscopia 3D robotizada para la cirugía de cáncer de próstata, riñón y vejiga, así como para otras indicaciones urológicas. Según ha explicado el centro en un comunicado, este es el primer dispositivo de estas características y con esta aplicación que se instala en Europa. Así, desde su implantación, en Idcsalud Sagrat Cor se han realizado un total de 12 intervenciones, y se han obtenido unos excelentes resultados, tanto para el equipo de urólogos, como para los pacientes intervenidos.

Exterior de Idcsalud
Sagrat Cor.

“El equipo de profesionales de Urología que trabaja con la laparoscopia 3D robotizada en idcsalud Sagrat Cor Hospital Universitari dispone de una amplia experiencia previa en cirugía laparoscópica, siendo pioneros de este procedimiento en nuestro país”, ha asegurado el hospital en un comunicado. Así, esta tecnología se puede utilizar para tratar cualquier cáncer urológico, así como para cualquier cirugía reconstructiva del aparato urinario, mejorando sus resultados y la seguridad en el procedimiento.

La laparoscopia 3D robotizada “optimiza al máximo los resultados, permite realizar la intervención visualizando con un mayor aumento las estructuras anatómicas, y aporta una visión tridimensional”, y todo ello “permite una precisa movilidad al cirujano, una disección y manipulación de los tejidos muy delicada, favoreciendo una mejoría de los resultados oncológicos, así como de los resultados funcionales”.

Por otra parte, el brazo robotizado que incorpora esta tecnología para sustentar la cámara hace más cómodo el procedimiento al cirujano, y permite que sólo se requieran 2 cirujanos, cuando habitualmente se precisan 3 para estas cirugías, ya que el tercero colabora manejando la cámara. En este caso la cámara la sujeta un brazo robótico que, mediante un mando a distancia se mueve a las órdenes del cirujano, evita las vibraciones o movimientos por cansancio.