18 dic 2018 | Actualizado: 16:20

Ibáñez anuncia el futuro Plan Estratégico de Eficiencia, Calidad Asistencial y Seguridad del Paciente

Englobará la recomendación de prácticas seguras y la notificación de efectos adversos

jue 27 febrero 2014. 18.50H
Redacción. Valencia
El secretario autonómico de Sanitat, Luis Ibáñez, ha inaugurado este jueves en el Hospital Universitario Sant Joan de Alicante, un seminario titulado “Prácticas Clínicas Seguras”, que se enmarca en el Máster de Salud Pública y Gestión Sanitaria compartido por la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche y la Universidad de Alicante (UA). En la jornada se han abordado, desde diferentes ángulos, aquellas prácticas clínicas que, aplicadas a cualquier proceso de atención sanitaria, reducen la probabilidad de que ocurra un resultado adverso.

Luis Ibáñez, secretario autonómico.

Luis Ibáñez ha destacado que “mejorar la seguridad del paciente es una de las prioridades del sistema sanitario valenciano”. Con esta finalidad, ha declarado, se puso en marcha en el año 2009 el Plan de Gestión de la Seguridad del Paciente de la Comunidad 2009-2013, “que contempla la implementación de diversas prácticas seguras (Higiene de Manos, los programas Bacteriemia Zero y Neumonía Zero en UCI, el listado de verificación quirúrgica, la prevención de úlceras por presión, entre otras), así como la puesta en marcha del Sistema de Notificación de Incidentes y Eventos Adversos (Sinea)”.

Asimismo, Ibáñez ha resaltado que “ya está implantado en todos los departamentos de salud el Sistema de Notificación de Incidentes y Eventos Adversos (Sinea), y se está trabajando en la redacción del Plan Estratégico de Eficiencia, Calidad Asistencial y Seguridad del Paciente de la Comunidad Valenciana 2014-2017”. Por último, Luis Ibáñez ha destacado que “nuestro reto es la atención centrada en el paciente, trabajar para él y con él, que el paciente se implique en su asistencia y en la mejora de su seguridad”. Sin embargo, “tampoco podemos olvidar al profesional, a quien tenemos la obligación de formar e informar, apoyar y ayudar cuando se vea implicado en un evento adverso, así como enseñar a informar y comunicar el “error” a pacientes y familiares”.

En definitiva, “se trata de abordar la seguridad del paciente con un enfoque sistémico y no punitivo, que permita identificar los errores y analizarlos, de manera que podamos ir mejorando”, ha concluido.

Prácticas clínicas seguras

Para avanzar en la seguridad, los profesionales buscan las prácticas que más garantías ofrecen a los pacientes, lo que se denomina "prácticas clínicas seguras". Esto implica hacer más firme el sistema para que la probabilidad de error sea menor. En definitiva, una práctica segura es la que se aplica a cualquier proceso de atención sanitaria, reduciendo la probabilidad de que ocurra un resultado adverso, y puede ser una única o un conjunto de medidas. A lo largo de la historia se han puesto en práctica medidas tendentes a la mejora de la atención con la finalidad de que el paciente se pueda beneficiar al máximo de la actuación médica.