Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Miércoles, 14 de marzo de 2012, a las 21:52

la entrevista de sanitaria 2000
ALBERTO LÓPEZ ROCHA, PRESIDENTE DE LA SOCIEDAD DE MÉDICOS DE RESIDENCIA
“Hay que tener voluntad de reestructurar y de que exista una buena coordinación sociosanitaria”
“Debemos quitar de una vez por todas la bandera política de asuntos sociales y sanidad”

Enrique Pita / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
“Más que intención tiene que haber de una vez por todas voluntad” para hacer realidad la coordinación entre Sanidad y Servicios Sociales que todo el sector reclama desde hace tiempo, explica Alberto López Rocha, presidente de la Sociedad Española de Médicos de Residencias. Quizá ahora, con el Pacto de Estado que ha propuesto la ministra Ana Mato, haya una oportunidad real de hacerlo, si bien López Rocha insiste en que la intención no es suficiente, sino que todos los agentes del sector, desde las administraciones a las empresas, pasando por los profesionales, deben sentarse a analizar la situación y, con toda la voluntad, avanzar por un camino necesario para el buen funcionamiento del sistema.

López Rocha, en la sede de Sanitaria 2000.

¿Qué balance hace la Sociedad Española de Médicos de Residencias (Semer) de los cinco años de aplicación de la llamada Ley de Dependencia?

La Ley de Dependencia era algo muy necesario en España, si bien es cierto que todas las expectativas que se tenían puestas en ella no se han visto cumplidas con la rapidez que se esperaba. De hecho, desde nuestra sociedad y desde otras se hicieron una serie de sugerencias durante la redacción de la norma a las que, francamente, poco caso se ha hecho, tal y como se está demostrando.

Uno de los pilares básicos de la conocida como Ley de Dependencia, aunque también es de la Promoción de la Autonomía Personal, es precisamente esa promoción de la autonomía. En ese sentido consideramos que estos cinco años han dejado mucho que desear desde el punto de vista preventivo o rehabilitador. Muchas veces pensamos que el dependiente lo que necesita es un cuidador a su lado y sin embargo lo que necesita en muchas ocasiones es que se le ponga un instrumental adecuado para ser lo menos dependiente posible y que estas personas que terminarán siendo dependientes en su totalidad, lo serán lo más tarde posible. En este punto la Ley está un poco floja.

Otro aspecto que resaltaría es la formación. La propia norma recoge que en 2013 el cien por cien del personal que atiende a personas dependientes debería estar formado en este aspecto de la atención, y hablamos no solo de médicos, sino también de personal de enfermería, personal gerocultor, etc. Además, se transmitió que las comunidades autónomas deberían ser las responsables de esto, y lo que está ocurriendo es que va muy lento e incluso hay autonomías que dicen que el objetivo se logrará en 2015. Lo más lamentable es que mucha de esa formación no se está consultando con profesional experto en la materia, sino que se están emitiendo certificados sin dar una formación de calidad y adecuada para que puedan dispensar una atención a estas personas dependientes.

Por último, la parte económica, que es lo que a todo el mundo le duele. Se dice que no hay dinero, pero creo que hay cosas que se pueden hacer sin dinero. Siempre decimos que sin presupuesto no se hace nada, y lo que hay que hacer es utilizar el ingenio. Lo que ocurre es que la aplicación de la Ley se ha basado en las subvenciones, y no, la propia Ley recoge que hay otras formas para dar una atención adecuada a las personas dependientes.

Hablaba de la prevención de la dependencia y de los aspectos rehabilitadores. ¿Cómo habría que articular esos aspectos?

La propia Ley recoge que para realizar todo ese tipo de actividades debería existir una coordinación con Sanidad, en este caso con las distintas consejerías de Sanidad autonómicas. Semer lleva tiempo luchando porque cada comunidad autónoma una sus consejerías de Sanidad y Servicios Sociales, o bien fusionándolas o bien a través de una coordinación sociosanitaria, que es donde se encuadra la atención a personas dependientes. La primera que hizo esto fue Castilla-La Mancha con Fernando Lamata, y hay que felicitarlos porque lo han hecho francamente bien porque no solamente contempló la unión administrativa sino también la parte laboral. Después de Castilla-La Mancha siguió Extremadura, aunque sin contemplar la parte laboral, y ahora, tras las pasadas elecciones autonómicas, también optaron por esta unión regiones como Baleares, Cantabria, Aragón y alguna más. Además, me consta que las que no lo han hecho están intentando coordinar Asuntos Sociales y Sanidad.

Logrando esto, los aspectos por los que me preguntaba llegarían a buen término porque resulta que asuntos sociales tiene propiamente unas instalaciones suyas, por ejemplo rehabilitadoras, que están siendo infrautilizadas y que si existiera una coordinación con Sanidad se les podría dar un mejor y mayor uso. De lo que se trata es de aprovechar y aunar los recursos.

“La Ley de Dependencia era muy necesaria”.

“Debe existir una buena coordinación”.

Respecto a esa coordinación…el Ministerio de Sanidad presentó en los últimos días de la pasada legislatura el Libro Blanco de la Atención Sociosanitaria y que Ana Mato, en su primera comparecencia en la Comisión de Sanidad y Asuntos Sociales del Congreso, anunció su intención de alcanzar un Pacto de Estado que aunara Sanidad y Servicios Sociales. ¿Cree que existe realmente intención política de hacer efectiva esta coordinación?

Más que intención tiene que haber de una vez por todas voluntad. Como usted decía, primero se presentó el Libro Blanco con muchas prisas, y con respecto a la actual ministra, ese Pacto de Estado es algo que venimos demandando desde Semer algo más de seis años. Y en esos seis años han pasado por ese Ministerio cinco ministros, y cada vez que llega uno nuevo, dice lo mismo. Por eso digo que no se trata de buenas intenciones sino de buenas voluntades, porque hacer se debe y se tiene que hacer, no basta con decirlo.

Los profesionales lo estamos demandando y es necesario que la clase política tenga voluntad. Además, no estamos hablando de cuestiones presupuestarias, sino de tener la voluntad de reestructurar y que exista una buena coordinación.

Pondría un ejemplo. A día de hoy, dependiendo de la comunidad autónoma, el coste de una cama hospitalaria está rondando los 500 euros. Si existiera una buena coordinación sociosanitaria, se reducirían aún más las listas de espera, los recursos que se generan en los hospitales estarían mejor aprovechados y las personas dependientes estarían mucho mejor atendidas. Hay que recordar que a una persona dependiente no le gusta estar en un hospital, que es un ambiente agresivo y hostil, sino que prefiere estar en su casa atendido desde la Atención Primaria o bien en un centro geriátrico.

¿Con qué recursos cuenta la Sociedad Española de Médicos de Residencias?

Los recursos de los que disponemos actualmente, y que esperamos que se sigan desarrollando en un futuro, están basados en la estructura online, hemos abandonado casi totalmente el papel. De hecho, hacemos prácticamente todo vía internet. Cuando hacemos los cuadernos de recogida de datos para estudios de investigación también se hace a través de internet. Es decir, apostamos absolutamente por las nuevas tecnologías desde que llegó la nueva Junta hace seis años. Al principio costó acostumbrarse, pero ahora otras sociedades están adoptando el modelo.

Creo que esta es una buena manera de acercarse más al socio. No solamente velamos por el buen hacer y que el socio esté conforme con lo que hace su sociedad, sino que también buscamos una integración del socio con su familia, porque muchas veces nos olvidamos que convivimos en un entorno familiar. Es decir, permite que nuestros socios concilien la vida de la sociedad con la vida familiar.

Además, también apostamos por la divulgación de cómo atender al anciano en sus hogares. A través de nuestra página web (www.semer.es) difundimos herramientas para que cualquier persona pueda instruirse, si bien la parte más científica de estas herramientas están disponibles solo para socios. No somos un foro cerrado, y los socios pueden participar en todas nuestras actividades, somos una sociedad muy democrática, de modo que ningún socio pueda decir que nadie le dijo nada.

Lea la entrevista completa

Vea la entrevista completa