Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 10:10
Martes, 20 de noviembre de 2012, a las 17:41

Redacción. Santander
La consejera de Economía, Hacienda y Empleo de Cantabria, Cristina Mazas, ha afirmado en comparecencia parlamentaria que el proyecto de ley de crédito extraordinario que aprobará el próximo lunes el Pleno de la Cámara permitirá regularizar las "facturas en el cajón" que tenía Cantabria a 31 de diciembre de 2011 y "poner a cero" la deuda sanitaria.

Cristina Mazas, consejera de Economía, Hacienda y Empleo.

El proyecto de ley da cobertura legal y contable al mecanismo de pago a proveedores, mediante el cual ya se han abonado 326 millones de pagos pendientes, de los que 269 corresponden a las obligaciones con proveedores a través del mecanismo extraordinario y 18,4 a facturas sin consignación presupuestaria anteriores al 31 de diciembre de 2011; un total de 288,14 millones de crédito extraordinario que requiere el actual presupuesto para dar encaje a las facturas impagadas.

Mazas ha destacado que el 90 por ciento de los 261 millones de facturas sanitarias sin pagar se ha abonado en junio con el mecanismo extraordinario de pago, de modo que "en un año se ha solucionado un problema enquistado desde 2008"; una deuda que "si se hubiese ocultado, seguiría ahí y pondría en riesgo el mantenimiento de la sanidad regional", ha advertido, y que debería provocar que "alguien pidiera perdón" y se "sonrojara", en alusión al anterior Gobierno PSOE-PRC.

La oposición ha presentado enmiendas parciales

Sin embargo, ambos grupos de la oposición, que han presentado enmiendas parciales al texto, han coincidido denunciar que la deuda de la comunidad no se ha puesto "a cero" sino que se ha "cambiado" de deuda comercial a financiera, con lo que Cantabria debe hacer frente a un crédito "que hay que pagar".

Mazas, que ha apuntado que abonar las facturas era el "paso principal y obligado" para garantizar la sostenibilidad del sistema de salud y el siguiente es darle cobertura legal mediante este proyecto de ley, ha concretado que los pagos financiados mediante el mecanismo extraordinario correspondientes a sanidad ascendieron a 251,9 millones; los diez millones restantes corresponden a lo que se ha abonado este ejercicio con cargo al presupuesto 2012 a través de la ley de crédito extraordinario.

Pero con el citado mecanismo --al que se han acogido "la gran mayoría" pero no todos los proveedores porque hay quienes pretenden cobrar intereses de demora-- también se han financiado parte de las facturas de la comunidad autónoma que, teniendo consignación presupuestaria, no se habían pagado a la fecha en que se contrajo este mecanismo y que suman 57,9 millones. Igualmente se han adherido las empresas públicas por importe de 10,22 millones.  

Rebaja la demora en el pago

Entre los "efectos positivos" que ha tenido esta forma de pago, la consejera ha destacado, además de "poner a 0 la deuda sanitaria", la rebaja de la demora media en el pago a proveedores, pasando de cuatro a dos meses, lo que favorece las inversiones y la creación de empleo; y el "beneficio financiero" para Cantabria que saldará una deuda "imposible" de incluir en el presupuesto con unas condiciones "muy favorables".

Además, ha defendido acudir al fondo cuando las otras dos opciones para la deuda sanitaria eran incluir los 288 millones en el presupuesto recortando un 20 por ciento los recursos de todas las consejerías o no pagar y arriesgarse a que las empresas "dejaran de abastecer a la comunidad".

Por su parte, la diputada socialista, Dolores Gorostiaga, ha criticado el "libro de estilo del PP" de remontarse a la "herencia recibida" cuando este proyecto de ley "reconoce las dificultades de su Gobierno para financiarse en los mercados", ha dicho.