Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:00

Gepac se une al rechazo de los equivalentes andaluces

“Solo el médico puede decidir qué necesita cada paciente”

Miércoles, 18 de junio de 2014, a las 19:36
Redacción. Madrid
El Grupo Español de Pacientes con Cáncer (Gepac) se ha unido a las reivindicaciones de otras asociaciones que piden a la Junta de Andalucía que recapacite sobre la reactivación de la subasta de equivalentes terapéuticos. Esta medida limita, según estos pacientes, el acceso de los andaluces a ciertos medicamentos, ya que se agrupan por indicaciones terapéuticas y no por principios activos.

De esta forma, algunos medicamentos que están incluidos en la financiación pública estatal quedan fuera en esta comunidad autónoma y, por lo tanto, los pacientes andaluces no pueden acceder a los mismos tratamientos que los enfermos de otra región en España.

En este sentido, la presidenta de la asociación, Begoña Barragán, ha señalado que esta medida aumenta aún más la desigualdad existente en el acceso a los tratamientos oncológicos en España y ha defendido que deben ser los profesionales médicos los que decidan qué tratamientos son los más beneficiosos para cada paciente: “Deben ser ellos los que tomen la decisión dentro de los que están aprobados por el SNS, y no los gestores sanitarios y por motivos económicos”.

Desde Gepac han asegurado que en la prescripción de fármacos oncológicos se debe tener en cuenta que las características particulares de cada paciente: “Cada enfermo puede tolerar mejor una molécula que otra. Las equivalencias terapéuticas pueden limitar la capacidad de elección de tratamientos y por lo tanto, limitar su calidad de vida”.

Esta asociación ha mostrado su preocupación por esta situación en un comunicado, ya que seis de los 22 paquetes de medicamentos que se recogen en la propuesta andaluza afectan a los pacientes con cáncer y han denunciado que este Acuerdo Marco vulnera los derechos de estos enfermos. “Cualquier persona debería, teóricamente, tener acceso  a un fármaco aprobado por Europa y el Ministerio de Sanidad, pero la realidad no es así” ha asegurado Begoña Barragán, presidenta de Gepac, a Redacción Médica.

Los pacientes con cáncer se han negado también a sentirse como una “lacra” para los Presupuestos Generales del Estado y han tendido la mano a la Junta de Andalucía para abrir un “diálogo para alcanzar medidas de ahorro consensuadas con todos los agentes implicados”.

La subasta de equivalentes terapéuticos supone articular los medicamentos por indicaciones terapéuticas, no por principios activos. Como consecuencia, se limitan los tratamientos a los que puede acceder el paciente andaluz respecto al resto de comunidades autónomas que sí cuentan con todos los fármacos aprobados por el Sistema Nacional de Salud. Este método fue suspendido en 2013 por "defectos de forma"; la Administración regional la ha reactivado a pesar del rechazo de la industria farmacéutica y las sociedades científicas. Este martes ha sido suspendido de nuevo por el mismo Tribunal de Recursos Contractuales que lo hizo en la primera ocasión.

ENLACES RELACIONADOS:

Nuevo bloqueo a la subasta de equivalentes (17/06/14)