Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30

Gamarra critica algunas de las contrataciones de Margüello

Duda de la implicación de Elorriaga en las irregularidades

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 18:35

Redacción. Vitoria
Tras la comparecencia ante la Comisión que investiga las presuntas irregularidades en las adjudicaciones de servicios sanitarios en Osakidetza, ahora le ha tocado el turno a Juan Fernández de Gamarra, actual asesor del consejero de Sanidad, Rafael Bengoa y alto cargo cuando el departamento estaba en manos de Gabriel Inclán y, anteriormente, en las de Iñaki Azkuna, ambos del PNV.

La comisión sigue adelante con las comparecencias.

En su comparecencia ante la cámara, Gamarra ha criticado el hecho de que desde 2006 se concertase con Gestión de Servicios Sanitarios XXI, una de las firmas vinculadas al exjefe de calidad de Cruces José Carlos Margüello; ya que se trataba de una firma a la que se estaban delegando tareas de la Administración.

A lo largo de su comparecencia, Gamarra también arrojó dudas sobre la presunta implicación de Elorriaga en las irregularidades, dudando de que él evitase los procedimientos habituales para conceder a dicha empresa en 2006 la autorización necesaria para funcionar y sugiriendo que otras personas podrían haber estado detrás de esa actuación.

Fernández de Gamarra compareció en la comisión parlamentaria después de Luis Barreiro, jefe de prensa de Sanidad con Gabriel Inclán, quien aseguró que Margüello no acompañó a Inclán en ninguno de sus viajes oficiales.

Ambos explicaron a los parlamentarios de la comisión que las primeras irregularidades apreciadas a partir de 1996 y relativas a un contrato de Medical Dom, otra empresa vinculada a Margüello se dieron por el traspaso de competencias de Osakidetza al Departamento de Sanidad, entre ellas la concertación de servicios con empresas privadas.

Gamarra precisó que en los primeros años se produjeron algunas disfunciones en la contratación porque carecían de un protocolo de actuación claro, algo que ya había esgrimido en las alegaciones que el departamento hizo al informe que el Tribunal Vasco de Cuentas Públicas realizó en torno al caso Margüello.