Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:40

Galdakao inaugura su Unidad de Ictus

Cuenta con cinco camas y atenderá a una media de 500 pacientes al año

Lunes, 04 de abril de 2011, a las 17:40

Redacción. Vizcaya
El Hospital Galdakao-Usansolo inauguró ayer su nueva Unidad de Ictus, la segunda en la región , que atenderá alrededor de 500 pacientes al año. “Daremos una atención específica en la fase aguda del ictus, es decir, monitorización continua las primeras 24-72 horas después del accidente cerebrovascular, así como una rehabilitación precoz”, explicó el doctor Juan Carlos García-Moncó, jefe del Servicio de Neurología del hospital vizcaíno.

Juan Carlos García- Moncó.

Tras la inauguración de esta unidad que contará con cuatro camas y una quinta para casos de excepcional gravedda, el Hospital Galdakao-Usansolo se une al de Cruces como los únicos hospitales vizcaínos con una unidad de estas características (en Gipuzkoa está tan bien el Hospital Donostia). Pronto se incorporarán Basurto y Txagorritxu.

La unidad, asociada al Servicio de Neurología, y coordinada por la doctora Pinedo, contará también permanentemente con una enfermera especializada en el manejo y tratamiento de pacientes que han sufrido un ictus, y que será la encargada de la monitorización.

La segunda causa de muerte en España

El ictus es la segunda causa de muerte en España (y en el mundo, tras el infarto de miocardio), donde mata a una persona cada seis segundos. Además, una de cada seis personas en el mundo tendrá un ictus en su vida. Este episodio cerebrovascular causa más de cinco millones de muertes al año en el mundo. Se trata de la primera causa de discapacidad física a largo plazo, y la segunda causa de demencia después del Alzheimer.

Tabaquismo, inactividad física, obesidad, hipertensión arterial, y diabetes son algunos de los principales factores de riesgo del ictus. Se trata de una patología en la que es posible reducir el riesgo mediante la prevención (control de los factores de riesgo).

Los síntomas iniciales más habituales son pérdida de fuerza en un brazo o una pierna, alteración de la visión, dificultades para hablar, desviación de la boca y sensación de hormigueo en cara o brazo. Una rápida atención permitirá un tratamiento precoz que puede reducir la severidad de la lesión cerebral