Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Funcionarios de Son Espases trabajan para una concesionaria

Convocan a huelga indefinida de empleados de cocina a partir del 18 de febrero

Miércoles, 16 de febrero de 2011, a las 18:34

Redacción. Palma
Los trabajadores del servicio de cocina de Son Espases (personal estatutario que paga el IB-Salut) denuncian una cesión ilegal de empleados por parte de la Administración, ya que, desde que se han trasladado al nuevo centro, se han visto obligados a trabajar para la empresa concesionaria de cafeterías.

Representantes de la Federación de Sanidad, Antonio Jesús García y Manel García.

El personal público encargado de preparar los menús para los enfermos del centro hospitalario ha pasado a ser también el que se encarga de hacer la comida que se ofrece en las cafeterías del hospital, lo que ha provocado un descenso de calidad en el servicio a pacientes en favor de “un negocio mercantil”.

Así lo ha denunciado el sindicato CCOO, que ha subrayado que esta “cesión ilegal de trabajadores” se suma a otras muchas deficiencias a las que los empleados de cocina han de hacer frente en su jornada diaria, por lo que han decidido convocar una huelga indefinida que se aplicará a partir del 18 de febrero.mLos paros previstos son de media hora, entre las 14.30 y las 15.00 horas, con carácter indefinido.

“Esta huelga, por ley, se ha de evitar”, ha declarado el adjunto de la Secretaría de Sanidad de CCOO en Baleares, Manel García, quien se muestra confiado en que todo se arreglará sin necesidad de parar el servicio, pero recalca que es "sangrante" que haya que convocar paros para forzar a que se cumpla la ley.

A su juicio, el Servicio de Salud de las Islas Baleares (IB-Salut) está teniendo un trato "excesivamente condescendiente" con las empresas concesionarias del nuevo hospital "que vienen aquí a hacer las américas".

García ha acusado al equipo de gerencia del nuevo hospital y al Ib-Salut de "dejación de funciones" en este caso que "es una flagrante irregularidad" pero que ellos defienden "por no perjudicar a la empresa" concesionaria, para la que piden "margen".

Padecen de una injusticia

CCOO subraya, sin embargo, que no admitirá moratorias, que este tipo de situaciones "han de cortarse de raíz" para evitar que se extiendan a otros departamentos y, sobre todo, porque los 60 trabajadores de cocina están padeciendo una injusticia que, en algunos casos, implica riesgos para su salud, ha remarcado García.

Asimismo, el adjunto de la Secretaría de Salud de CCOO en Baleares ha indicado que en el nuevo centro hay numerosos elementos de inseguridad para el trabajador que no se han vigilado: "Les caen cosas en la cabeza y tienen agua por todas partes, en un lugar lleno de aparatos eléctricos", ha detallado García.