Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Ferrer: “Al paciente no se le van a quitar medicamentos para pagar más al médico”

La presidenta del Colegio de Zaragoza explica que es una medida de control del gasto farmacéutico que busca establecer a una cultura de vida saludable como sustituto del fármaco

Viernes, 21 de marzo de 2014, a las 15:52
Ricardo Martínez Platel
La presidenta del Colegio de Zaragoza, Concha Ferrer, ha querido puntualizar la decisión que ha tomado  el Servicio Aragonés de Salud de incentivar con hasta un máximo de 12.000 euros al año a los médicos de Atención Primaria que ayuden a ahorrar en recetas. Ferrer considera que “el tema se ha sacado de contexto”.

Concha Ferrer.

Aunque reconoce que “es una medida de control del gasto farmacéutico, pero lo que busca es que en una comunidad autónoma como Aragón, donde el porcentaje de pacientes crónicos polimedicados, que cuentan con unos riesgos mayores, se establezca una cultura de vida saludable como sustituto del medicamento”.

Ferrer señala que lo que se pretende es “motivar al médico para que haga una Medicina basada en el diálogo con el paciente, ofreciéndole alternativas por medio de la explicación”. En definitiva, se trata de una racionalización del gasto en medicamentos “a nivel de personas mayores”. Es una ventaja “para la salud de la población y en ningún caso significa que no se vaya a dar medicación al que la necesite”.

A Ferrer no le cuadra otro razonamiento porque “si lo que se pretende es controlar el gasto sanitario, sería triste que no se dieran medicamentos , porque se llenarían los hospitales” y “saldría mucho más caro”. La presidenta del Colegio de Médicos de Zaragoza considera que se ha hecho una “lectura simplista” del asunto al insinuar que “lo que se deje de recetar iría destinado a que el médico pudiera cobrarlo como productividad”, porque se daría la paradoja de que “el que menos recete, más cobra”.

Más allá de esta “descontexualización”, Ferrer está a favor de esta decisión, puesto que “es una medida racional y a nadie se le está diciendo que no recete”.  Ferrer ha querido dejar claro que no se puede dejar lugar a equívocos y “que el paciente crea que le van a quitar medicamentos para pagarle más al médico”.