Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:05

Fernández quita importancia a la denuncia de Gurrea

El Departamento Vasco de Salud ya desestimó una vez la demanda

Viernes, 11 de febrero de 2011, a las 14:46

Redacción. Vitoria
El viceconsejero de Sanidad, Jesús María Fernández, ha salido en defensa de los contratos realizados a empresas participadas por médicos de Osakidetza y que el ginecólogo José Gurrea llevaba la pasada semana a los tribunales y ha asegurado que “en principio la adjudicación cuenta con toda la legalidad necesaria”.

Jesús María Fernández.

La denuncia afecta a los contratos realizados con las firmas Resonancia Magnética Bilbao y Centro Scanner Vizcaya, con las que la dirección de Sanidad vizcaína tiene concertada la realización de pruebas diagnósticas.

Gurrea, socio de una sociedad propietaria de dos firmas especializadas en el diagnóstico por imagen, Euskalduna 2006 y Resonancia Euskalduna, presentaba la pasada semana una demanda contencioso-administrativa al entender que se está vulnerando la Ley de Incompatibilidades. En concreto, asegura que Resonancia Magnética Bilbao está participada por especialistas “que dirigen las mismas actividades en Cruces y Basurto” y añade que “llama la atención que la Sanidad vasca concierte unos servicios en horario de tarde con los mismos profesionales que de mañana ejercen en Osakidetza”.

Fernández, que quitó importancia a la denuncia, consideró que ésta es “un recurso de alzada como tantos otros que se reciben cuando se hace una adjudicación”. No obstante, indicó que Sanidad va a estudiarla y a responder e insistió en que , «hay procedimientos para asegurar la seguridad jurídica de una decisión como ésta».

José Gurrea ya había tratado sin éxito de impugnar el contrato por la vía administrativa. A finales de julio, reclamó a la directora territorial de Sanidad de Vizcaya, Adela Olascoaga, que anulase la resolución que ella misma había firmado un mes antes para contratar a las empresas citadas. La demanda no fue tenida en cuenta y fue el propio viceconsejero quien firmó un escrito en el que se desestimaba la pretensión de Gurrea por plantear el recurso fuera de plazo.