19 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Fernández: “Euskadi no puede ser el hospital del VIH del resto de España”

Asegura que se está atendiendo a inmigrantes a quienes se les niega el tratamiento en otras comunidades

Miércoles, 21 de noviembre de 2012, a las 18:57

Redacción. Bilbao
El viceconsejero vasco de Sanidad, Jesús María Fernández, ha reconocido la existencia en Euskadi de casos de personas inmigrantes sin papeles, a quienes se les está negando la continuidad del tratamiento contra el sida en otras comunidades, por lo que acuden a centros de Osakidetza para tener acceso a los antirretrovirales que necesitan, y ha advertido de que la Comunidad Autónoma Vasca “no puede ser el hospital del VIH del resto de España”.

Jesús María Fernández.

En la presentación de las medidas contra el sida con motivo de la celebración el 1 de diciembre del Día Mundial contra el sida, Fernández ha recordado que miles de personas se han quedado sin tratamiento contra esta enfermedad en toda España, tras la retirada de la tarjeta sanitaria a los extranjeros sin papeles.

Tras subrayar que el coste de los tratamientos antirretrovirales puede rondar los 10.000 euros anuales por persona, el viceconsejero de Sanidad ha explicado que, en Euskadi, “estamos teniendo casos de personas que les está siendo denegado el tratamiento antirretroviral en otras comunidades autónomas y los estamos tratando”.

“Lógicamente, no queremos convertirnos en el hospital de VIH del resto de España”, ha manifestado Fernández, para explicar que Osakidetza analiza cada caso, la gravedad del enfermo y el arraigo del paciente.

Fernández ha advertido del riesgo de no ofrecer tratamiento para el paciente enfermo de VIH para reducir la presencia del virus en la sociedad. Según ha destacado, “esos tratamientos son vitales para proteger la vida de los afectados, pero también para reducir la carga viral en la sociedad” española, por lo que ha insistido en que “se está poniendo en riesgo la vida de otras personas”.

El viceconsejero de Sanidad ha defendido “el derecho de todas las personas que viven en España a tener acceso libre y gratuito a la terapia cuando padezca una infección de transmisión sexual”, por lo que ha pedido al Ministerio de Sanidad y al resto de comunidades autónomas que afronten el problema de los inmigrantes sin papeles a quienes se les está negado la continuidad del tratamiento contra el sida, con el fin de frenar la llegada a Euskadi de estas personas.