Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Feafes lucha por romper con los estigmas que señalan a las personas con enfermedad mental

En España, el 9 por ciento de la población padece algún tipo de trastorno

Lunes, 06 de octubre de 2014, a las 18:45
Nuria Fernández Gámez. Madrid
‘Abriendo mentes, cerrando estigmas’, es el lema que la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes), que se  ha  manifestado en un acto por el Día Mundial de la Salud Mental  conmemorado desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad con motivo de la celebración de este día el próximo 10 de octubre.  Y es que las personas con algún trastorno de este tipo viven rodeadas de mitos que no representan su verdadera realidad. Leyendas como que son más  violentas o que éstas no pueden trabajar  hacen que surjan prejuicios y no tengan los mismos derechos que el resto de individuos.

Los estigmas que permanecen en la sociedad son infundados desde el punto de vista científico. Por lo tanto desde este acto, las asociaciones exigen que haya que dotar a la sociedad con un discurso exhaustivo sobre que es la enfermedad mental,  reconociéndola  como cualquier otra. Todo esto se lograría brindando una buena capacitación a los enfermos para que puedan acoplarse al mercado laboral y tener una vida feliz y plena.

“Nos falta un pequeño esfuerzo de sensibilización. Hay que eliminar todas las barreras que tenemos de tal manera que seamos capaces de que las personas que tienen un trastorno mental  grave sean cada vez personas que estén más en la sociedad  y que estén más integradas y que todos les comprendamos para poder atenderles mejor”, ha explicado José Mª Sánchez Monge, presidente de Feafes.

José Mª Sácnhez Monge, presidente de Feafes e Ignacio Tremiño, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El empleo es uno de los principales ámbitos de estigmatización. El 5 por ciento de las personas con enfermedad mental tiene un empleo regular y el 44 por ciento asegura haber sufrido algún tipo de discriminación laboral. Otro de los prejuicios que rodea a este grupo de población es la violencia. Pero en realidad padecer alguno de estos trastornos mentales no va unido a la agresión. A nivel mundial, menos del 3 por ciento de las personas diagnosticadas con esquizofrenia y otras psicosis comenten actos violentos.

“Hay que conseguir que las personas con enfermedad mental no sean invisibles sino que sean visibles para el resto de la sociedad civil”, ha manifestado Ignacio Tremiño, director general de Políticas de Apoyo a la Discapacidad del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

Etiqueta: salud mental en España

Actualmente las enfermedades mentales representan el 12,5 por ciento de todas las patologías, un porcentaje que supera al de cáncer y los trastornos cardiovasculares. En España, el 9 por ciento de la población padece algún tipo de trastorno mental (grave o leve) y aproximadamente un 15 por ciento lo padecerá a lo largo de su vida. Se puntualiza que más de la mitad de las personas con alguna enfermedad mental que necesitan tratamiento no lo reciben o que un porcentaje significativo no recibe el correcto.

Ansiedad, anorexia, bulimia, depresión, esquizofrenia, fobia, trastornos bipolares, trastorno por déficit de atención con hiperactividad, por estrés postraumático, de límite de la personalidad y obsesivo compulsivo, son algunas de las enfermedades mentales más conocidas. Son trastornos que no responden a modelos simples de causa-efecto y las causas a estas enfermedades mentales, son múltiples.

Basilio García, responsable del Comite Nacional de Personas con Enfermedad Mental ha reconocido que a día de hoy se están llevando dos tipos de reivindicaciones. La primera tiene que ver con la sensibilización y la mejora del ambiente social, dar una visión positiva hacia la persona con enfermedad mental. Y la segunda tiene que ver con las atenciones sociosanitarias  que quieren que no solo se aminoren los síntomas sino que la sociedad prepare a los enfermos para participar y tener un proyecto de vida estable. Se apuesta por un modelo de inclusión y rehabilitación social integral.