20 nov 2018 | Actualizado: 13:25

Uno de cada cuatro españoles no recibe información sobre salud en su trabajo

El último eurobarómetro refleja que la situación de la mayoría de los ocupados ha empeorado

Sábado, 03 de mayo de 2014, a las 11:43
Jesús Vicioso Hoyo. Madrid
Uno de cada cuatro trabajadores españoles no recibe información o formación sobre salud y seguridad en sus puestos. Así lo reflejan los datos del último Eurobarómetro sobre las condiciones laborales. El estrés es, para cuatro de cada diez empleados, el principal riesgo para su salud.

Fuente: Flash Eurobarómetro 398.


El porcentaje sobre la falta de nociones sanitarias es ligeramente superior al de la media europea, pero donde mayor diverge el resultado de los encuestados nacionales frente al resto de colegas de la Unión Europea es cuando dicen que no hay medidas para adaptar el lugar de trabajo a personas mayores (el 70 por ciento de los españoles cree que faltan, frente al 62 de la UE).

En cuanto si las empresas han implantado medidas para prevenir problemas de salud o accidentes en el trabajo, los afectados dicen que sí en su mayoría, aunque el 44 por ciento de los empleados españoles dan un significativo ‘no’ que invita a la reflexión, ya que es siete puntos por encima de la media de los veintiocho países que integran la UE.

Entrando en materia, todos los trabajadores coinciden en que, actualmente, el principal riesgo de salud al que se enfrenta en su quehacer diario es la exposición al estrés. Así lo afirma el 44 por ciento de los empleados españoles. Le siguen, por estos motivos (que en la encuesta podían aducirse un máximo de tres), los movimientos repetitivos o posturas dolorosas o que provoquen cansancio (el 40% de las respuestas) y levantar, cargar o mover peso diariamente (28 por ciento).

El último eurobarómetro también indica que 86 por ciento de los españoles manifiesta que sus condiciones laborales (entre las que se incluye la salud y la seguridad en el trabajo) han empeorado en los últimos cinco años. En este sentido, el 76 por ciento de los encuestados asegura que su situación, en este contexto, es mala, frente al 43 por ciento de la media europea. Hay, por tanto, mayor insatisfacción profesional en España que en el resto de la UE y esto no es, precisamente, una buena noticia.