Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

La Junta agiliza la atención a la dependencia para personas que reciben cuidados paliativos

El objetivo es establecer mecanismos de coordinación entre ambos organismos

Miércoles, 17 de julio de 2013, a las 13:53

Redacción. Mérida
El Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (Sepad) y el Servicio Extremeño de Salud (SES) han dado un paso más en su coordinación, en este caso en lo que se refiere a la atención a las personas que se encuentran en situación de dependencia y que reciben cuidados paliativos en la región extremeña.

El objetivo es establecer mecanismos de coordinación entre los equipos de cuidados paliativos del SES  y los equipos de valoración del Sepad con el fin de garantizar que las personas con una enfermedad avanzada y que requieran del acceso a un servicio o prestación contemplados en la Ley de Dependencia puedan hacerlo “en el menor espacio de tiempo posible”, ha explicado la directora gerente del Sepad, Cristina Herrera.

Cristina Herrera, directora gerente del Sepad, y Joaquín García, director gerente del SES.

En este sentido ha explicado que el perfil que define al paciente que recibe cuidados paliativos es el de una persona que padece una enfermedad avanzada, incurable, progresiva, sin probabilidades razonables de respuesta a un tratamiento específico, que conlleva síntomas diversos, intensos y cambiantes, con la existencia de un gran impacto emocional, tanto para el enfermo como para su familia. Se trata, ha apuntado Herrera, de personas cuyo pronóstico de vida es muy limitado, generalmente de entre seis meses y un año, y que, en caso de necesitar acceso a un recurso contemplado en el catálogo de servicios asociados a la dependencia, “requieren de una respuesta rápida y eficaz en el tiempo”.

Con este protocolo, las personas que reciben cuidados paliativos y que necesiten algún recurso de la dependencia podrán ser valorados, tanto por los equipos del SES como del Sepad, en un plazo no superior a quince días, lo que supondrá que recibirán la prestación o el servicio en el menor plazo posible. Herrera ha puntualizado que los servicios corresponden a servicios de ayuda a domicilio, prestaciones económicas vinculadas al servicio de ayuda a domicilio, servicios de atención residencial y a las prestaciones económicas vinculadas al servicio de atención residencial. Sin embargo, no todas las personas que reciben cuidados paliativos son susceptibles de acogerse a este protocolo, según añadió Herrera, ya que para acceder a este trato preferente, “las personas interesadas deben cumplir con unos requisitos bien definidos que les garantizarán la máxima agilidad en la tramitación de su servicio o prestación de dependencia”.

En concreto, el protocolo está dirigido a personas incluidas en el Programa Regional de Cuidados Paliativos de Extremadura y cuyo cuidador principal presente un riesgo inminente de claudicación por la sobrecarga que los cuidados que requieren este tipo de personas pueden llegar a ocasionar. También está planteado para casos en los que no hay un cuidador principal definido, o para aquellas personas que carecen de una red de apoyo familiar, para quienes presenten una situación muy precaria o deficiente en su domicilio y para personas que tengan escasos o nulos recursos económicos, entendiendo esto último como que los ingresos que perciban sean iguales o  inferiores al Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (Iprem).