Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 18:50
Miércoles, 22 de junio de 2011, a las 00:22
Cristina Mouriño / Fotografía: Pablo Eguizábal. Madrid
La Fundación para la Investigación en Salud (Fuinsa) ha celebrado su XXXIII Jornada que en esta ocasión se ha centrado en el sesgo de género en la investigación clínica. Los distintos expertos que han participado han coincidido en destacar la necesidad de buscar soluciones para conseguir la igualdad de trato en la asistencia sanitaria y acabar con los estereotipos de género en la investigación y asistencia biomédica.

De izq. a dcha., Rosario López, profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y directora de la jornada; Alfonso Moreno, presidente de la Fundación para la Investigación en Salud (Fuinsa) y del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud; Saioa Alonso, farmacóloga clínica de la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Clínico San Carlos; Carmen Valls, directora del Programa Mujer, Salud y Calidad de Vida y presidenta del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS); Cristina Saucedo, subdirectora general de Estudios y Cooperación del Instituto de la Mujer; Carmen Vela, directora general de Ingenasa; Antón Herreros, director general de Fuinsa; y Fernando de Andrés; del departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).

Carme Valls i Llobet, directora del Programa Mujer, Salud y Calidad de Vida y presidenta del Centro de Análisis y Programas Sanitarios (CAPS), ha destacado entre estos estereotipos el suponer que los riesgos y morbilidad de hombres y mujeres son iguales cuando son diferentes y considerar que hay diferencias biológicas o psicológicas cuando hay similitudes.

La presidenta del CAPS ha subrayado que “la ausencia de investigación específica en la salud de las mujeres ha hecho invisibles para la ciencia médica los aspectos biológicos, clínicos, psicológicos, sociales, culturales y medioambientales de las diferencias entre hombres y mujeres”. “No hacemos una asistencia a la patología diferencial”, ha apuntado.

En este sentido, “las mujeres han sido invisibles en aspectos como la salud mental, la salud laboral, la maternidad y la salud reproductiva”. “Hay sesgo de género tanto en el diagnóstico como en el tratamiento”, ha señalado. “Existe un conjunto de patologías como pueden ser las metrorragias, la endometriosis, la diabetes, las endocrinopatías, la osteoporosis o la hipertensión que requieren una atención específica en el caso de las mujeres, dado que hay una morbilidad prevalente de mujeres en estas enfermedades”.

El acto ha sido presentado por Alfonso Moreno, presidente de Fuinsa y del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud; Cristina Saucedo, subdirectora general de Estudios y Cooperación del Instituto de la Mujer, y Antón Herreros, director general de Fuinsa, quien ha destacado que “hay quien todavía lo llama sesgo de sexo aunque esto ya no es así, afortunadamente; pero el hecho de que aun se piense de esta manera quiere decir que nos queda mucho camino por recorrer”.