15 nov 2018 | Actualizado: 11:50

Éxito en la realización del primer trasplante cruzado

Se trata de un triple trasplante renal cruzado de donante vivo

Lunes, 03 de junio de 2013, a las 13:04

Redacción. Bilbao
El centro de Referencia de Trasplante Renal de Euskadi, situado en el Hospital Universitario de Cruces, ha albergado el primer transplante renal cruzado en donante vivo que se realiza en Euskadi. En él han participado tres parejas de donantes, y se han intercambiado los órganos que no eran compatibles por otros que sí lo son.

El riñón del donante del País Vasco se remitió desde Cruces a Bellvitge para ser trasplantado a un receptor catalán. El del donante de ese receptor catalán se envió a su vez al Hospital Virgen del Rocío para su trasplante allí. Y, finalmente, el riñón del donante andaluz trasladó desde  Sevilla a Euskadi, trasplantándose al receptor vasco.

Los programas de trasplante renal cruzado consisten en intercambiar riñones procedentes de donante vivo no compatible para el receptor (familiar) concreto al que va dirigido. Así, se intercambian los órganos de las parejas “donante-receptor” incompatibles entre sí con otras que sí lo son, estableciendo así “cadenas” que permiten trasplantar a un número relevante de pacientes.

Esta modalidad de trasplante comenzó a desarrollarse a principios del presente siglo en países con tasas de donación de fallecidos relativamente bajas. En nuestro entorno, las elevadas tasas de donación han propiciado un desarrollo tardío de estos programas de trasplante de donante vivo. En concreto, en Euskadi se trabaja en ellos desde hace 6 ó 7 años, mientras que la Organización Nacional de Transplantes (ONT) los puso en marcha hace 4 años, consiguiendo poner en marcha 18 cadenas y realizar un total de 39  trasplantes cruzados.

Tanto la obtención de los órganos en los diferentes hospitales como su posterior trasplante se han podido llevar a cabo gracias a la excelente coordinación entre las comunidades participantes y el apoyo de la propia ONT, que han facilitando en todo momento la complicada logística de cada trasplante. Asimismo, merece ser destacada la labor de los profesionales sanitarios y no sanitarios, así como la generosidad de los donantes y la colaboración de la Judicatura y de las compañías aéreas implicadas.