Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

Euskadi rechaza pagar 7 millones a La Rioja por atender a pacientes vascos

Pese a este conflicto, el consejero seguirá atendiendo a los pacientes riojanos

Viernes, 11 de noviembre de 2011, a las 14:40

Redacción. Vitoria
El Departamento Vasco de Sanidad se ha negado a pagar los siete millones de euros que al parecer le reclama el Servicio Riojano de Salud por atender a los pacientes vascos que residen en municipios alaveses cercanos a Logroño, ya que considera que esta petición pone en peligro el Sistema Nacional de Salud.

El consejero Rafael Bengoa.

El consejero vasco de Sanidad, Rafael Bengoa, ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha explicado el conflicto que enfrenta desde el pasado mes de septiembre a los gobiernos riojano y vasco, desde que se paralizó la atención especializada a pacientes de la Rioja alavesa.

Bengoa ha recordado que desde hace años vecinos de municipios como Oión, Elciego o Laguardia eran atendidos por especialistas en el Hospital San Pedro de Logroño pero en septiembre se suspendió este servicio sin comunicarlo a las autoridades sanitarias vascas ni a los pacientes.

Según han precisado fuentes de Osakidetza, la población de la Rioja alavesa afectada por esta medida ronda las 4.500 personas, mientras que en Euskadi se atiende a unos 3.000 riojanos.

Desde que se dejaron de derivar pacientes vascos a Logroño, se han sucedido las reuniones entre responsables sanitarios vascos y riojanos sin que se haya logrado un acuerdo, ya que el Gobierno riojano reclama al parecer siete millones de euros para continuar ofreciendo ese servicio, una cantidad muy por encima del coste real del mismo, según Bengoa.

El consejero no ha querido entrar en una "guerra de cifras" pero ha recordado que los hospitales vascos atienden de forma desinteresada a más de 14.000 personas de Cantabria, Burgos, Navarra y La Rioja.

La decisión del Gobierno riojano respecto a Euskadi, a la que se suma otra similar adoptada respecto a pacientes navarros, pone "en serie riesgo", según Bengoa, la "cohesión nacional" del sistema de salud en España.

Dada la envergadura de esta crisis, que por el momento afecta a Euskadi y Navarra, el Gobierno Vasco va a trasladar este asunto al Ministerio de Sanidad y a la Comisión Interterritorial de Sanidad, en la que están representadas todas las comunidades autónomas, para que adopten una decisión.

Las autoridades sanitarias vascas creen que la solución pasa por volver a la situación anterior a septiembre, de forma que los vascos sean atendidos en La Rioja y los riojanos en Euskadi, y entiende que este conflicto ha surgido por una decisión unilateral basada "en criterios exclusivamente políticos y con un marcado tinte electoralista", según señala el ejecutivo vasco en un comunicado.

De hecho, si otras comunidades autónomas siguieran el ejemplo del Gobierno de La Rioja y exigieran compensaciones económicas por atender a personas de comunidades vecinas se generaría un mercado sanitario que "encarecería notablemente" la gestión y contribuiría a una "progresiva burocratización del sistema", según Osakidetza.

Pese, a este conflicto, el consejero ha asegurado que Euskadi seguirá atendiendo a los pacientes riojanos.