Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05

Europa reconoce la estrategia vasca de cronicidad

El modelo asistencial de atención a crónicos podría generar el 5 por ciento del empleo en Euskadi

Martes, 03 de abril de 2012, a las 16:16

Rafael Bengoa, consejero de Sanidad.

Redacción. Bilbao
El consejero de Sanidad y Consumo del Gobierno Vasco, Rafael Bengoa, ha actuado como representante de España en la Jornada para la Innovación en Envejecimiento Activo y Saludable organizada por el Partenariado Europeo en la sede de la Comisión Europea en Bruselas. Durante esta reunión, Bengoa ha presentado a los Comisarios Europeos de Sanidad y Nuevas Tecnologías la estrategia de cronicidad desarrollada por su departamento.

Bengoa, que ha compartido mesa con los Ministros de salud de Irlanda del Norte y Escocia, ha destacado los cinco ejes en los que se basa la transformación del modelo asistencial para orientarlo a los enfermos crónicos. Un cambio, que como ha enfatizado, debe realizarse sin perder la calidad en la atención a las patologías agudas.

En este sentido, el titular de la sanidad vasca ha marcado como ejes claves de actuación, la estratificación asistencial de la población y la continuidad de cuidados entre los diferentes niveles asistenciales, así como la prevención y promoción del autocuidado de la salud como aspectos integrados en todo este proceso.

Asimismo, en un encuentro previo con periodistas también ha destacado la importancia de la innovación y el trabajo conjunto con sectores como el industrial para generar actividad económica desde el sistema sanitario. “La experiencia de transformación de transformación sanitaria de estos tres últimos años en Euskadi ha de empaquetarse en productos y servicios que se venderán a sistemas sanitarios internacionales para mejorar su calidad y sostenibilidad”, ha explicado.

Motor de empleo

En este sentido, la viceconsejera de Calidad, Investigación e Innovación Sanitaria del Gobierno vasco, Olga Rivera, ha añadido que el fomento de la colaboración entre sanidad e industria y el desarrollo de proyectos para el tratamiento de las enfermedades crónicas podría generar hasta el 5 por ciento del empleo en el País Vasco.