24 ene 2019 | Actualizado: 19:10

Aprobado ‘raspado’ a los hospitales españoles en su historia digital

Un estudio de la Comisión Europea sitúa el SNS en una posición “cómoda” en la UE

lun 24 marzo 2014. 19.06H
Javier Barbado. Madrid
Las naciones escandinavas, del este y del centro de Europa (salvo Lituania y Bulgaria) lideran el ranking de hospitales provistos de historia clínica electrónica única y compartida por todos los departamentos. Justo en medio, con el 50 por ciento de centros con esta herramienta disponible, se hallan España, Malta y Polonia, según se deduce de un estudio publicado por la Comisión Europea de título Encuesta en Hospitales de Europa: Desarrollo de ‘Benchmarking’ de los Servicios de E-Salud.

En rojo, los países con la mayor implantación de historia digital compartida en sus centros. En azul, con la menor. En verde, con el 50%.


España se sitúa en este listado –que incluye diversas variables como, por ejemplo, el grado de implantación de la receta electrónica o del sistema de almacenamiento y comunicación de imágenes (PACS en sus siglas anglosajonas)– en una posición “cómoda” de acuerdo con la valoración de la propia institución comunitaria, lo cual indica que, en materia de sanidad electrónica o e-Salud, el Sistema Nacional de Salud (SNS) español sale holgado de la comparación con el resto de los 28 Estados de la Unión Europea (UE) más Islandia y Noruega.

Pero el informe refleja, en efecto, que la historia digital compartida (y no ceñida a una sola entidad o circunscripción) constituye la asignatura pendiente de los países occidentales y mediterráneos europeos como, aparte de España, el propio Reino Unido (lo posee el 40 por ciento de los hospitales del Servicio Nacional de Salud británico o National Health Service –NHS–), Irlanda (30 por ciento); Islandia (33 por ciento); Portugal (63 por ciento); Chipre (56 por ciento); Grecia (52 por ciento) o Italia (30 por ciento). Como excepciones a esta conclusión por ubicación geográfica, los centros rumanos (61 por ciento), lituanos (23 por ciento), polacos (50 por ciento) y búlgaros (39 por ciento) tampoco exhiben gran número de historiales electrónicos de uso compartido en toda la red sanitaria.

Por el contrario, las naciones más avanzadas en este importante indicador de desarrollo tecnológico en el campo de la e-Salud son Estonia (cien por cien); Finlandia (80 por ciento); Dinamarca (87 por ciento); Hungría (86 por ciento); República Checa (82 por ciento); Croacia (82 por ciento); Eslovaquia (82 por ciento); Suecia (79 por ciento); Letonia (75 por ciento); Holanda (73 por ciento); Austria (73 por ciento); Bélgica (73 por ciento);  Noruega (67 por ciento); Francia (65 por ciento); y Alemania (63 por ciento).

Por otro lado, el estudio de Bruselas detecta un ligero retroceso entre 2010 y 2012, que afecta en particular a los dos únicos capítulos en los que España está por debajo del promedio comunitario: el referido de la creación de historiales médicos electrónicos centralizados, y la existencia de sistemas integrados para derivar electrónicamente a los pacientes.

Por último, el 89 por ciento de los hospitales españoles están conectados (12 puntos más que el promedio de la UE), el 54 por ciento dispone de velocidades superiores a los 50 megas por segundo (19 por ciento por encima del promedio) y el 55 por ciento cuenta con una red unificada de Wi Fi (15 por ciento por encima).

ENLACES RELACIONADOS:

Acceda al estudio Encuesta en Hospitales de Europa: Desarrollo de ‘Benchmarking’ de los Servicios de E-Salud.