Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

Europa aplaza a octubre el frente común para abaratar el precio de las terapias de la hepatitis C

La Comisión reitera que una central de compras de fármacos en esta dolencia podría ser posible

Jueves, 17 de julio de 2014, a las 18:48
Jesús Vicioso Hoyo. Madrid
Los Estados de la Unión Europea volverán a tratar en octubre la puesta en marcha de un mecanismo de intercambio de información sobre los precios de los nuevos tratamientos contra la hepatitis C. Esta medida serviría para hacer un frente común que ayudaría a incidir en un aspecto más que importante: tener un impacto en los precios, que están, por ahora, desorbitados.

Agustín Rivero.

Los países han estudiado la declaración común sobre las nuevas terapias propuesta por Francia, que quería hacer frente a las empresas farmacéuticas para pedirles detener la escala de precios a la que se enfrentan los Estados miembros. Solicitaba, en definitiva, una mejor coordinación e intercambio de información sobre estos medicamentos entre los Veintiocho, específicamente en el asunto de precios, entre otros, para reforzar la red informal iniciada por Portugal (y en la que participaban España, Francia, Italia, Grecia, e Irlanda). Se valoró la iniciativa gala, pero el conjunto acordó que había otras medidas.

Actualmente, la negociación de la compra de medicamentos se hace entre los países, de manera individual, y las compañías farmacéuticas. Pero aprovechando la línea trazada el año pasado por el Consejo Europeo para reivindicar más sostenibilidad y coordinación de los sistemas sanitarios nacionales, en abril se aprobó dar los primeros pasos para tratar de manera unificada la compra de productos farmacéuticos. En un principio, se pensó exclusivamente para casos de pandemias, pero esto es lo que precisamente se baraja ampliar: abrir el abanico para novedades terapéuticas, como las de hepatitis C, al igual que para otras enfermedades transmisibles y graves amenazas transfronterizas.

Por ahora, los precios se encuentran ‘desorbitados’ y son prácticamente inalcanzables para los erarios públicos: 50.000 euros por paciente. Por ello, en la última reunión de directores generales de las carteras de sanidad europeas se ha abordado, por primera vez de manera oficial, el asunto del alto precio que tiene el nuevo medicamento y que alcanza cotas de éxito en más del 90 por ciento de los casos. España ha estado representada por el director general de Farmacia, Agustín Rivero.

Fuentes consultadas por este periódico indican que la Comisión Europea está dispuesta a apoyar una mejora del intercambio de información y la cooperación en el ámbito de los precios farmacéuticos entre los Estados miembros.