Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Martes, 18 de febrero de 2014, a las 11:17

Redacción. Madrid
Este martes, 18 de febrero, se celebra el noveno Día Internacional del Síndrome de Aspeger, que conmemora el nacimiento de Hans Asperger.

La Federación Asperger España (FAE), en un comunicado de su presidenta Paloma Martínez Ruiz, manifiesta como en un día como el de hoy, un gran número de enfermos reclaman ‘’ocupar su espacio en una sociedad que, demasiado frecuentemente, les rechaza por ser diferentes y especiales’’.

Porque el Síndrome de Asperger, se caracteriza por la aparición de dificultades en la utilización de forma pragmática del lenguaje, en la comunicación y relación con otras personas, y en la existencia de una gama restrictiva de intereses y actividades.

Esta patología no perjudica a las personas que la sufren en cuanto a formación académica o nivel de empleo de la población ordinaria, pero afecta a su espectro del autismo.

En el comunicado, la FAE recuerda como durante los últimos años ‘’se ha producido avances en la visibilidad social, en el diagnóstico, en la investigación y tratamiendo del síndrome’’.

Reconocen como, pese a los avances, aún queda mucho terreno para cumplir con el objetivo que se marcan principalmente, el de la inclusión y participación en la sociedad como miembros de pleno derecho, según recoge la Convención de la ONU sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Este día, que cumple ocho años desde que fuese instaurado, sirve para recordar y reivindicar a este colectivo que, de manera injusta, está siendo dejado de lado. Por lo que desde Fae consideran fundamental insistir en muchos de los elementos que, siendo la razón de ser de la federación, aún no han sido alcanzados. Esto es, el diagnóstico y la intervención psicoterapéutica de forma gratuita y asequible, así como apoyos para la inclusión educativa en todos los niveles o el acceso a la vivienda.

La crisis perjudica

En cuanto al contexto económico, FAE lamenta la situación actual que se vive en España, en la que se están ‘’sufriendo retrocesos en unos derechos básicos que apenas empezaban a desarrollarse’’.

Así, desde la federación presidida por Martínez Ruíz, junto a todas las asociaciones autonómicas y provinciales que conforman el total de FAE, reclaman a la sociedad de manera conjunta y en especial a las administraciones públicas ‘’un esfuerzo en aras de garantizar los apoyos que precisan las personas con síndrome de Asperger y sus familias’’.

Consideran que la crisis no puede ser una excusa para el hecho de cargar sobre los sectores más débiles y recortar así sus derechos y apoyos. Creen, al contrario, que es ‘’un buen momento para reflexionar y plantearse si esta sociedad de la que formamos partes aprovecha todos los recursos que tiene a su disposición’’. Y las personas con síndrome de Asperger, lejos de ayudar en esos recursos, están apartados, sin recibir apoyo para hacerlo.