Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

“Esta OPE no ha sido la que los médicos queríamos”

“Esperamos que la siguiente sea más ágil, y con unos criterios más justos”

Jueves, 19 de mayo de 2011, a las 16:47

Eva Fariña.
El Servicio Murciano de Salud (SMS) está a punto de culminar su oferta pública de empleo (OPE), un proceso que ha comenzado hace tres años, y en el que tomarán posesión de sus cargos casi 900 médicos, entre Atención Primaria y Hospitalaria. También unos 400 profesionales se beneficiarán del concurso de traslados. Francisco Miralles, presidente del Sindicato Médico de la Región, ha reconocido que, por un lado, se siente satisfecho por la conclusión de este proceso, pero, por otro, no lo está tanto con la forma en que se ha desarrollado. En su opinión, el plazo ha sido demasiado largo y poco justo. “No es la OPE que los médicos queríamos. Esperamos que la siguiente sea más ágil, y con unos criterios más justos”, ha lamentado.

Pie de la noticia

¿En qué punto está el desarrollo de la última OPE de Murcia?
Han sido adjudicadas y han tomado posesión más de 20 especialidades hospitalarias, y ya están baremadas, y a punto de salir publicadas, el resto de especialidades. En Atención Primaria también está a punto de publicarse el listado provisional. Ya hemos informado en nuestra página web la publicación de la resolución por la que se aprueba la relación de puntuaciones definitivas obtenidas en la fase de concurso de la OPE de médicos de Familia en el SMS. Para septiembre estaría concluida toda la adjudicación de plazas de todas las categorías.

¿Qué valoración hace de todo el proceso?
No estamos contentos, porque han pasado tres años desde que se convocó esta OPE. Estamos satisfechos porque ya está concluyendo, pero no por la forma en que se ha desarrollado. Al final, todo proceso concluye, pero ya tendríamos que estar hablando de la próxima OPE y del concurso de traslados. Además, esta OPE no ha sido la que los médicos queríamos; esperamos que la siguiente sea más ágil y con unos criterios más justos que los que ha habido en esta que está por concluir.

¿Qué aspectos se deben mejorar?
Queremos que, como mínimo, haya una OPE cada dos años, con un concurso de traslados, y que en ese tiempo se convoque, se desarrolle y se concluya todo el proceso. No queremos que haya una oferta cada cinco o diez años, y que cada una dure 3-4 años.

Tras esta oferta de empleo, ¿siguen faltando facultativos en la Región?
Sí, en Murcia siguen faltando médicos, es una comunidad que siempre aparece en la cola de España en las ratios de facultativos por cada 100.000 habitantes, o por tarjetas sanitarias. Hay falta de profesionales en casi todas las especialidades, fundamentalmente en Familia y Pediatría. El 20 por ciento de las plazas de Pediatría de Atención Primaria están cubiertas por médicos de Familia. En Atención Primaria existe un acuerdo firmado para que cada médico tenga una ratio de 1.500 tarjetas sanitarias, y 1.000, en Pediatría; sin embargo, estamos un 30 por ciento por encima, porque no hay médicos suficientes para cumplir dicho acuerdo. La presión asistencial es muy superior al resto de España.

Las farmacias están teniendo problemas para cobrar las facturas de la Administración. ¿De qué manera afecta esta crisis a los médicos?
De alguna forma, nos afecta a todos, ya que es un problema estructural que estamos padeciendo los farmacéuticos y los médicos. El Gobierno central nos ha reducido el sueldo entorno a un cinco por ciento, y la Comunidad también nos ha aplicado otro ‘tijeretazo’, con la suspensión de peonadas durante tres meses, aplazamiento de los pagos, etc. Nos está repercutiendo, y creo que se debe a que el Gobierno central está asfixiando a la Comunidad Autónoma de Murcia, por no darle la financiación que le corresponde. Somos 1,5 millones de ciudadanos, la población ha crecido mucho, y el Gobierno central no revisa esta circunstancia. Además, nos castiga con la no emisión de deuda pública y otras muchas cuestiones. Al ser de signo diferente, parece que se quieren fastidiar, pero en realidad fastidian a los ciudadanos y a los servicios públicos.