Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 19:05
Domingo, 15 de julio de 2012, a las 20:57
FIRMA EL CONVENIO 211 DEL CONSEJO DE EUROPA SOBRE FALSIFICACIÓN
España imita a Europa contra el fraude del producto médico
Las amenzas a la salud pública serán tipificadas como infracciones penales

Redacción. Madrid
El Consejo de Ministros ha autorizado la firma del Convenio 211 del Consejo de Europa sobre la falsificación de productos médicos y delitos similares que supongan una amenaza para la salud pública.

Thorbjørn Jagland, secretario general del Consejo de Europa.

Tanto la falsificación de productos médicos, como la fabricación y suministro de medicamentos que no satisfacen los requisitos de conformidad, vulneran el derecho a la vida consagrado en el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales y menoscaba la confianza de los ciudadanos en las autoridades sanitarias y en los sistemas de salud. El Consejo de Europa está implicado desde hace tiempo en la búsqueda de soluciones adecuadas a este grave problema.

Hasta la fecha el Convenio ha sido firmado por quince Estados miembros, así como por Israel, y está prevista su entrada en vigor en el momento en que se produzcan cinco ratificaciones, de las cuales, al menos tres correspondan a Estados miembros del Consejo de Europa.

El objeto del Convenio es prevenir y combatir las amenazas a la salud pública que provienen de la falsificación de productos médicos y conductas de naturaleza similar. Recoge las disposiciones de Derecho Penal material que consisten principalmente en la adopción de las medidas legislativas y de otro tipo que sean necesarias para que penalmente se persigan las conductas objeto del Convenio. Se establece la obligación de las partes de tipificar como infracciones penales: la fabricación de productos médicos falsificados; el suministro, la oferta de suministro y el tráfico de falsificaciones; la falsificación de documentos relacionados con su ámbito de aplicación; la fabricación o el suministro no autorizado de productos médicos y la puesta en marcha de dispositivos médicos que no reúnan las exigencias de conformidad.