Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15

ERC-IU-ICV insiste en que el Congreso rechace el copago

Llamazares se opone a esta fórmula porque “resulta ineficaz económicamente y produce iniquidades”

Martes, 15 de febrero de 2011, a las 14:09

Leire Sopuerta Biota. Madrid
El Grupo Parlamentario de Esquerra Republicana-Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds ha presentado una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados en la que pide una vez más el rechazo al copago. Ante el continuo debate sobre esta fórmula, ER-IU-ICV ha solicitado que este tema se trate de nuevo en la Cámara y la iniciativa se ha registrado en Pleno y Comisión de Sanidad.

Gaspar Llamazares, de IU.

En concreto, la proposición no de ley pide que el Congreso rechace la introducción de fórmulas de copago por parte de los usuarios del Sistema Nacional de Salud, “al entender que afectarían gravemente a principios básicos del derecho constitucional a la salud como la accesibilidad, la universalidad y la gratuidad de la atención integral de salud sin aportar, a cambio, avances significativos en la organización de la demanda y mucho menos en la financiación del Sistema Nacional de Salud”. Otro de los puntos de la propuesta defiende que “existe margen suficiente en base a la ampliación de los presupuestos públicos y la mejora en la eficiencia de la gestión, así como en la política de salud pública para la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, en el marco de un Pacto por la Sanidad del que sean protagonistas las comunidades autónomas, el Ministerio de Sanidad, junto con los partidos políticos y los agentes sociales”.

Y, por último, el texto registrado insta al Gobierno a adoptar las medidas correspondientes de acuerdo con las comunidades autónomas en el marco de sus competencias”. El diputado de IU Gaspar Llamazares ha reiterado su rechazo “tajante” a la implantación del copago sanitario y lo argumenta con dos razones: “primero porque la fórmula del copago resulta ineficaz económicamente, porque se gasta más en gestionarlo administrativamente que los ingresos que se obtienen por ello. Segundo, porque desde el punto de vista sanitario produce iniquidades y desequilibra la protección de las personas más débiles, de mayor edad y con menos recursos”. Asimismo, ha asegurado que están “hartos de que el Gobierno siga declarándose en rebeldía con los pronunciamientos del Parlamento, sobre el copago”.