Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Domingo, 24 de abril de 2011, a las 21:28

LA ENTREVISTA DE REDACCIÓN MÉDICA
ENTREVISTA A JAVIER FERNÁNDEZ-LASQUETTY, CONSEJERO DE SANIDAD DE MADRID
“La sanidad ya no es una prioridad ni para el Ministerio”
Critica que no se hayan llevado a Consejo de Ministros los acuerdos aprobados en el Interterritorial

Ricardo López / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
Javier Fernández-Lasquetty recibe a Redacción Médica en su despacho de la Consejería de Sanidad. A escasas semanas de que se celebren comicios autonómicos, el consejero no parece especialmente nervioso por la cita electoral, y se muestra relajado en sus respuestas. Solo la mención de la acusación por parte de la oposición de que el Gobierno de Aguirre planea introducir el copago le hace cambiar el semblante y mostrarse tajante. "Es profundamente inmoral meter miedo con el copago; no se puede asustar a la gente que entra o sale de la consulta del médico diciendo que dentro de poco van a tener que pagar por esa visita". En cuanto a la política sanitaria nacional, Fernández-Lasquetty se muestra preocupado no solo porque “la sanidad nunca ha sido una prioridad para Zapatero”, sino también porque “ahora, ni siquiera lo es para el Ministerio de Sanidad”, algo que considera “grave”. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid hace balance de los últimos cuatro años de Gobierno del Partido Popular en la comunidad madrileña, se muestra orgulloso de la puesta en marcha de la libre elección y el área única, y destaca que 49 de los 50 mejores MIR han elegido hospitales madrileños para formarse.

Fernández-Lasquetty lamenta que el Consejo Interterritorial no se haya reunido en el último trimestre.

A nivel nacional, ¿qué balance hace de lo que llevamos de legislatura?
Es muy revelador que a la legislatura le queda una cuarta parte, un año, y parece que lleva mucho tiempo terminada. Hace mucho que el presidente del Gobierno debería haber convocado elecciones y haber dado paso por fin a un nuevo Gobierno que pudiera resolver la crisis económica, una circunstancia que ha repercutido en todos los sectores, y también en el sanitario. En este ámbito, creo que ha sido una legislatura desgraciadamente perdida, y gravemente perdida, porque estamos en un momento muy serio, de grandes dificultades. Hace poco más de un año hubo un acuerdo importante en el Consejo Interterritorial (CI), un acuerdo de bases con una agenda de temas a desarrollar a lo largo de los dos siguientes años, y el Ministerio directamente decidió que no iba a hacer nada. La sanidad nunca ha sido una prioridad para Zapatero; ahora, ni siquiera para el Ministerio de Sanidad, y eso ya es grave.

¿Ha influido en esa paralización el cambio de titular en el Ministerio de Sanidad?
Pienso que no, al contrario. La actual ministra, Leire Pajín, lleva unos meses en el cargo, pero es evidente que tiene que tener un tiempo lógico de adaptación. La responsabilidad principal se la achaco a la anterior ministra, a Trinidad Jiménez, quien sí conocía los temas, no tenía disculpa ninguna. En marzo cerramos un acuerdo, y después no llevó esos proyectos al Consejo de Ministros.

El consejero explica que las CCAA ya están de acuerdo en cuanto al Pacto de Estado, falta “ponerlo en ejecución”.

Fernández-Lasquetty, orgulloso de que 49 de los 100 mejores MIR hayan elegido hospitales públicos madrileños.

Desde que está Leire Pajín en el Ministerio, solo se ha reunido una vez el CI, y casi todos los consejeros reclaman una nueva convocatoria. Creo que se debía haber reunido más veces desde diciembre; en este cuatrimestre, al menos una o dos veces, para hacer algo, no para aparentar. Hay medidas que tomar y propuestas que hacer. Ahora queda poco tiempo para celebrarse las elecciones autonómicas, y no sé si tiene mucho sentido, porque todo está muy condicionado. En todo caso, si se convoca, asistiré.

¿Le parece que debería replantearse el funcionamiento del Consejo Interterritorial?
Creo en el estado autonómico conforme lo diseña la Constitución, que no es una confederación de 17 pequeños estados. Conviene que el CI hable mucho. Ya he asistido a cuatro reuniones, y me he dado cuenta de que cada vez duran menos tiempo.

Tal vez tampoco sea el momento de retomar las negociaciones por el Pacto de Estado, no solo por las elecciones autonómicas, sino también por la proximidad de las generales. ¿Está de acuerdo?
El Pacto estaba contemplado en los acuerdos del CI celebrado el 18 de marzo de 2010. Lo que hay que hacer es ponerlo en ejecución. En aquel momento, y creo que ahora también, había voluntad por parte de todas las CCAA de desarrollar algo que solo estaba esbozado. Debería haber llegado ese momento de desarrollo, al que no se ha querido llegar. Ya no es cuestión de escenificar otra vez ningún pacto, sino de ponerse a trabajar, que es lo que este Gobierno no hace.

Esto coincidió con otra desgraciada idea, a mi modo de ver, que fue poner en manos de Gaspar Llamazares un supuesto Pacto de Estado parlamentario que, evidentemente, fue imposible. Llamazares es un señor comunista, y esto es una adscripción, no una valoración. Como médico, se ha formado en Cuba. Se pone a redactar un borrador de Pacto de Estado, y le sale el modelo comunista de alguien formado en Cuba. Eso, evidentemente, un partido como el mío no lo puede apoyar; es obvio. Por ese camino no era posible.

Tras la puesta en marcha de la libre elección y el área única, que no han generado tanto ruido por parte de la oposición política como su preparación, ¿a la Consejería le preocupa el ámbito de Atención Primaria (AP)?
La libre elección entró en vigor en el otoño pasado, y está funcionando con toda normalidad y naturalidad. Unas 280.000 personas han pedido cambiar de médico de familia o de enfermera. Además, en el 7,4 por ciento de las citas para especialista, el paciente escoge un hospital distinto al de referencia. Es la decisión madura de una población madura, como es la madrileña. Agradezco muchísimo a los profesionales de la sanidad, en particular a los médicos y a la enfermería, que esté teniendo idéntica madurez y profesionalidad.

De todo esto hay que recordar cuánto mintió el PSOE, y cuánto miedo metió a la gente avisándole de que la libre elección iba a significar el hundimiento de la sanidad madrileña, el caos. En cuanto al funcionamiento de la AP, en efecto, es un área en la cual tenemos que dedicar, en los próximos años, un empeño muy importante. La AP sostiene el estado de salud de los madrileños, sobre sus profesionales recae un trabajo muy voluminoso y muy delicado. Además, lo hacen muy bien.

Uno de los efectos que se está notando poco a poco en estos primeros meses de la entrada en vigor de la ley de libre elección es que el sistema gravita más sobre la AP, en el sentido de que adquiere mayor importancia. Los hospitales ahora tienen más motivos para estar muy pendientes de los médicos de Primaria, entre otras cosas, porque estos son el primer consultor de los pacientes. Creo que es un efecto muy positivo, porque contribuye a que haya mayor continuidad asistencial.

Ha comentado que el Partido Socialista intentó asustar a la población con las consecuencias de la libre elección. ¿Ocurre lo mismo con el copago?
Sí, incluso con un punto de gravedad mayor. El Partido Socialista de Madrid está utilizando como argumento de campaña una mentira tan evidente como decir que el PP piensa hacer algo que el partido y su candidata en Madrid han dicho que no van a hacer, que es establecer el copago sanitario en la Comunidad. La presidenta Esperanza Aguirre lo ha dicho en la Asamblea de Madrid, y también públicamente en varias ocasiones. Es la estrategia de siempre del Partido Socialista: dicen mentiras para meter miedo, a ver si así consiguen que les voten. Moralmente, me parece algo muy rechazable en todos los casos, pero cuando se está hablando de sanidad, mucho más.

Como estrategia política no les conduce a nada, del mismo modo que hace cuatro años decían que los nuevos hospitales serían de pago, y habría que ir con la tarjeta de crédito; sin embargo, los nuevos hospitales se han abierto, están funcionando, atienden el 20 por ciento de la actividad hospitalaria de Madrid, y nadie ha tenido que utilizar la tarjeta de crédito absolutamente para nada ni a nadie se le ha cobrado nada.

En la última convocatoria del examen MIR se ha visto que los hospitales madrileños son de referencia para los residentes. Más de la mitad de los cien mejores han elegido un hospital de Madrid. ¿Qué valoración hace?
Es un motivo de orgullo, principalmente para los profesionales, y también para el esfuerzo que se ha hecho desde el Gobierno regional, para que estos profesionales tengan a su disposición los nuevos hospitales, mejor equipamiento, más médicos, más enfermeras, etc. En efecto, 49 de los 100 primeros MIR han escogido hospitales madrileños para formarse. Los números 1 y 2 han elegido Cardiología en La Paz y Neurología en el Clínico, respectivamente, y es motivo de satisfacción no solamente por lo que revela, sino también porque son profesionales, los mejores, que se van a formar en Madrid, y también van a prestar asistencia. Es un indicador, ya que nadie mejor que un MIR estudia y analiza de forma exacta cuál es el mejor servicio de toda España, donde mejor se atiende, donde más investigación se hace, etc.

En las próximas elecciones autonómicas, formará parte de la lista de la candidata Esperanza Aguirre, concretamente como número siete. ¿Cree que la sanidad es solo una etapa en su carrera profesional o quiere continuar su labor en este sector?
Estoy al frente de la Consejería de Sanidad con un enorme orgullo y una gran satisfacción, y también con un enorme nivel de realización profesional. No estoy en sanidad pensando en dónde quiero estar ni el mes ni el año que viene. Estoy dedicado a esta responsabilidad. El 22 de mayo hay unas elecciones muy importantes para la Comunidad de Madrid, para los ayuntamientos madrileños, y para el conjunto de España. Todos los españoles nos jugamos mucho. Si los madrileños nos vuelven a dar su confianza, como deseamos, será la presidenta quien decida la composición de su gobierno, y a mí me parecerá muy bien en todo caso.

¿Se puede decir que la sanidad le ha ‘enganchado’?
La sanidad, en general, engancha muchísimo. Es un sector extraordinariamente interesante, en el que siempre se habla con gente interesante, que cuenta cosas muy enriquecedoras. Es enormemente gratificante.

Si el Partido Popular gana las elecciones generales, ¿puede cambiar algo dentro de la Presidencia de la Comunidad de Madrid?
Todo son hipótesis, de las cuales la que me parece más verosímil de todas es que el PP ganará las próximas elecciones generales. Creo que España necesita un cambio de Gobierno cuanto antes, por una cuestión de supervivencia nacional. Es algo verdaderamente urgente.