Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 14:05

Bajas por enfermedad laboral: 65% menos que en 2006

El sindicato denuncia una creciente infradeclaración e insta al Gobierno a que la futura Ley de Salud Pública se ocupe del ámbito laboral

Jueves, 24 de febrero de 2011, a las 23:25
Redacción. Madrid
Solo uno de cada 11.753 asalariados declara alguna enfermedad profesional, pese a que 42 personas las padecen cada día, según un informe con datos del mes de enero del sindicato UGT, para el que "las estadísticas demuestran, una vez más, que algo falla". La organización liderada por Cándido Méndez denuncia que existe una "infradeclaración" de estas enfermedades, como demuestra también que durante el primer mes de enero se declararon 837 patologías profesionales menos que en 2006 fecha en la que se produjo la reforma del cuadro de las mismas.

Cándido Méndez.

Según el sindicato, las estadísticas son más alarmantes si se analiza la evolución de las enfermedades profesionales que causan baja: se registran un 65% menos que hace cinco años, mientras que aumentan el número de enfermedades profesionales que no provocan baja (350 más que en 2006). Esta tendencia se confirma comparando enero de este año con el año anterior, añade UGT. Según el informe, hace un año se declararon 1.303 enfermedades profesionales, 640 de ellas con baja (un 12 por ciento menos que en 2010) y 663 sin baja (un 3 por ciento más).

El sindicato denuncia, además, que el 82 por ciento de las enfermedades profesionales están causadas por agentes físicos, especialmente por posturas forzadas y movimientos repetitivos en el trabajo, y que apenas se declaran las causadas por agentes carcinógenos, como el amianto, puesto que sólo constan 14 enfermedades provocadas por el amianto, y sólo dos de ellas con baja. "Además, en 10 años no se ha declarado ninguna enfermedad profesional mortal en nuestro país", apostilla UGT.

Ley de Salud Pública y 'Unidades Básicas de Salud'

Para corregir esta situación, el sindicato propone incluir en la futura ley de Salud Pública de un apartado concreto de salud laboral, así como la creación de Unidades Básicas de Salud, formadas por profesionales que puedan identificar y detectar las patologías profesionales. Asimismo, insta a incluir en el cuadro de enfermedades español la lista de enfermedades profesionales que aprobó la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en marzo de 2010, y tener en cuenta la realidad productiva actual, para hacer aflorar enfermedades profesionales ocultas y evitar al infradeclaración.

Y Bruselas pide políticas nacionales contra el estrés laboral

La Comisión Europea ha insistido en la necesidad de que los Estados miembros desarrollen políticas específicas para combatir el estrés laboral, considerado como la causa de entre el 50 y el 60 por ciento de los días de trabajo perdidos cada año y con un coste equivalente al 4% del PIB europeo. Sindicatos y patronales europeas cerraron en 2004 un acuerdo para impulsar la lucha contra este problema y garantizar una "protección mínima" del trabajador, pero los resultados han sido muy desiguales en los Estados miembros y sólo Suecia ha registrado un descenso de casos de estrés laboral, mientras que en nueve países han aumentado.