16 nov 2018 | Actualizado: 09:20
Lunes, 18 de noviembre de 2013, a las 17:56

C. Mouriño / Imagen: M. Ángel Escobar. Valladolid
Fernando Rodríguez Porres, vicepresidente primero de las Cortes regionales, ha inaugurado el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Castilla y León, organizado por Sanitaria 2000, empresa editora de Redacción Médica, con la colaboración de Novartis, en Valladolid. Durante su intervención ha destacado que “un convencido del diálogo y del parlamentarismo como soy yo, debe agradecer a Sanitaria 2000 la organización de estos foros”.

De izq. a dcha., José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; Fernando Rodríguez Porres, vicepresidente primero de las Cortes regionales; y Concha Marzo, directora de Relaciones Institucionales de Novartis.

“Cualquier momento es bueno para dialogar y compartir los problemas, inquietudes y propuestas en materias de sanidad”, ha señalado. “La atención a las personas es el eje de toda la labor del parlamentario sanitario”. “Sus propuestas son para mejorar calidad vida ciudadano”, ha añadido.

“Debemos estar cerca de las personas y debemos acercar el oído a grupos y expertos que nos pueden ayudar a entender mejor las situaciones que nos vamos a encontrar”. El vicepresidente primero ha subrayado que “contamos con un sistema sanitario universal y gratuito que todos debemos preservar”. “Es un reto que nos tenemos que poner para que nuestros debates, parlamentarios o no, tengan credibilidad”.

Rodríguez Porres ha reconocido el problema de financiación que sufre la sanidad pública relacionado con el modelo de financiación autonómica, y ha apuntado que “la crisis ha incrementado la percepción de que dicho modelo no es suficiente para la sanidad”. Asimismo, ha señalado la necesidad de incentivar y dar más peso a la realidad territorial, los criterios de dispersión y el envejecimiento”. Además ha asegurado que “ningún sistema funciona al margen de sus profesionales, por lo que debemos trasladar la complicidad y autonomía correspondiente a nuestros profesionales”.

Por su parte, José María Pino, presidente de Sanitaria 2000, ha subrayado que “este es el tercer encuentro de este tipo, lo que demuestra la apuesta decidida de Sanitaria 2000 por fomentar el debate de nuestros representantes políticos cuya labor en ocasiones no es lo suficientemente valorada”. “Queremos por ello, con este encuentro, poner en valor la labor de los políticos en el ámbito sanitario y dinamizar el debate con los representantes del sector hoy aquí presentes”.

La directora de Relaciones Institucionales de Novartis, Concha Marzo, ha señalado que “este encuentro es una versión autonómica del encuentro global que viene celebrándose desde hace 4 años”. “Su objetivo es impulsar la visibilidad de los parlamentarios autonómicos que están trabajando día a día por la salud de los castellanoleoneses”.

Marzo ha señalado que “en este contexto de crisis tenemos que ser capaces de dar respuestas concretas a los problemas de sostenibilidad y estas soluciones tienen que proceder de grandes consensos. Ahora es más importante que nunca diálogo y compartir opiniones; y espero que este encuentro contribuya a estos objetivos”.

Cristina Mouriño / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Valladolid
Gestión integrada, copago hospitalario, retribución por objetivos y cronicidad han centrado la mesa ‘Actualidad de la sanidad castellanoleonesa’ durante el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Castilla y León organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Novartis.

De izq. a dcha., José Gómez Moreno, director médico del Hospital de Torrejón; Natividad Comes Górriz, directora de Ordenación Asistencial del Sescam; Pedro Muñoz, presidente de la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León; Julio Ancochea, jefe de Servicio de Neumología del Hospital La Princesa; y Miguel Ángel Calleja, vicepresidente de la SEFH.

Pedro Muñoz, presidente de la Comisión de Sanidad de las Cortes de Castilla y León ha agradecido a Sanitaria 2000 la celebración de este encuentro por constituirse como foro para compartir y discutir las experiencias. “Los parlamentarios estamos en debate abierto y permanente, y foros como este fomentan el aporte de nuevas ideas y propuestas”.

Natividad Comes, directora de Ordenación Asistencial del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha(Sescam), ha expuesto la experiencia del Sescam en el desarrollo de las áreas de gestión integrada, implantada oficialmente en enero de 2013. “Este modelo establece, según ha explicado, la reorganización basada en la horizontalidad y el trabajo por procesos”. “Con él se busca una mayor orientación al usuario, se establece un presupuesto común, se da un nuevo impulso a la gestión clínica y se fija un contrato de objetivos común”, según ha destacado Comes.
 

Natividad Comes Górriz.

Julio Ancochea.

“Creo que el modelo asistencial tradicional está bien como modelo teórico pero tiene claras lagunas en cuanto a la coordinación. Los propios profesionales nos han transmitido la necesidad de esta coordinación entre niveles”, ha explicado.

Para Julio Ancochea, jefe de Servicio de Neumología del Hospital La Princesa “el reto principal es el abordaje de la cronicidad, que supondrá el 80 por ciento del gasto sanitario en los próximos años”. “El cambio viene determinado, según ha señalado, por la reorganización de los cuidados, adecuar y formar al personal sanitario que tiene que desempeñar otros roles; implicar a todos los protagonistas, prevenir, y avanzar hacia el futuro de la mano de la tecnología”.

Ancochea ha apostado por buscar alianzas productivas, y apoyo institucional. “Los clínicos tenemos que sentarnos con los decisores. En la atención a la cronicidad es necesaria una historia de salud electrónica única para todas las autonomías para que el abordaje sea conjunto y consensuado. Ancochea ha señalado la necesidad de dotar a la enfermería de competencias avanzadas y de impulsar el trabajo por procesos. “La alianza entre Primaria y Especializada es una obviedad, pero no lo resolvemos”, ha criticado.

Miguel Ángel Calleja.

José Gómez Moreno.

Por su parte, Miguel Ángel Calleja, vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha analizado la repercusión de la resolución que establece el copago hospitalario. Según ha explicado “el marco legal en el que nos movemos está determinado por la Ley general 29/2006, el 16/2012, y el 28/2012”. A su juicio esta normativa introduce inequidad por patologías (los pacientes de VIH no pagan y los afectados por VHC y AR si pagan). “Proponemos que sea un copago equitativo para todas las patologías crónicas”, ha señalado. “También genera inequidad por medicamento en la misma patología. Por ejemplo, los pacientes tratados con Temozolamida pagan, y otros medicamentos no, siendo para la misma enfermedad”, ha destacado.

El vicepresidente de la SEFH ha concluido que esta medida “va a tener un bajo impacto económico y un coste elevado de implantación”. “Además modificará circuitos del hospital con rendimiento cuestionable”. Calleja ha criticado que “no contribuye a racionalizar el consumo ni sirve como instrumento de financiación adicional y además impone barreras en el acceso al tratamiento”.

Por último, José Gómez Moreno, director médico del Hospital de Torrejón ha subrayado que el triángulo del éxito pasa por la gestión clínica, las tecnologías de la información y la comunicación y la gestión de los recursos humanos. El director médico del Hospital de Torrejón ha analizado el sistema de incentivos de los profesionales y ha subrayado que “uno obtiene aquello que incentiva. Si incentivamos actividad, vamos a obtener actividad, pero puede dar lugar a incentivos perversos”. Gómez Moreno considera que la “incentivación debe estar sujeta a estándares internacionales”. Aunque ha reconocido que “no hay un sistema de incentivos perfecto, los que se rigen por objetivos consiguen llevar más a la organización hacia donde queremos”. En este sentido, ha destacado que “un sistema de incentivos atractivo atrae buenos profesionales”.

En el caso del Hospital de Torrejón se está migrando de un sistema basado en actividad a uno más basado en objetivos. “Los sistemas basados en actividad tienen que controlarse si lo que se hace es lo que indica la práctica clínica”, ha concluido.

José María García, director médico del Hospital Rio Hortega de Valladolid; Manuel Franco, jefe de Servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Zamora; y Juan Luis Burón, gerente del Complejo Asistencial de León.

Violeta Martínez Pindado, gerente de Salud del Área de Valladolid; Jerónimo García Bermejo, procurador de las Cortes del Partido Popular y gerente de Salud del Área de Zamora; y Sonia Palomar Moreno, procuradora de las Cortes del Partido Popular.

José María Pino, presidente de Sanitaria 2000 junto a Jesús Aguilar, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad de las Cortes. A la derecha, Juan Luis Badalla, presidente del Colegio de Enfermería de Valladolid; y José Luis Blanco, vicepresidente del Colegio de Enfermería de León.

De izq. a dcha., Jordi Matías-Guiu, director del Instituto de Neurociencias del Hospital Clínico San Carlos de Madrid; José Gómez Moreno, director médico del Hospital de Torrejón; y Jesús Balbás Gómez, de Recursos Humanos del Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl).

De izq. a dcha., Francisco Javier Alcaraz, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Segovia; José Espinosa, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Zamora; Enrique Guilabert, presidente del Colegio de Médicos de Segovia; y Juan de Dios Jodar, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Valladolid.

A la izquierda, José María Vicente, gerente del Hospital de Medina del Campo, y Javier Gamarra, presidente de SEMG. A continuación, Pedro Múñoz, presidente de la Comisión de Sanidad de las Cortes regionales; y Eduardo Criado Fernández, gerente de Atención Primaria del Área El Bierzo.

En la primera, Francisco José del Riego, presidente del Colegio de Médicos de Palencia; y José Luis Nájera, presidente del Colegio de Farmacéuticos de Palencia. En la siguiente, José María González, portavoz de IU en la Comisión de Sanidad de las Cortes regionales.

De izq. a dcha., Ángeles Ortega, senadora por Ávila y portavoz de Servicios Sociales en la Comisión del Senado; Sonia Tamames, jefe del Servicio de Promoción de la Salud de la Consejería de Sanidad; Victoria Díez Arce, jefe del Servicio Territorial de Salud de Valladolid; y Elena Cámara, del Servicio de Estudios de la Consejería de Sanidad.

 

Cristina Mouriño / Imagen: Miguel Ángel. Valladolid
La gestión clínica se postula como herramienta integradora del sistema pero no como una metodología de trabajo novedosa. Así lo han puesto de manifiesto los asistentes a la Mesa de Expertos sobre Unidades de Gestión Clínica durante el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad organizado por Sanitaria 2000 y Novartis en Valladolid.

De izq. a dcha., Manuel Martín García, José María Soto, Jorge Matías-Guiu, José Alberto San Román, Julio García Comesaña, Manuel Franco, Araceli Tejedor, Silvia Sáez y Belarmino Rodríguez.

Alberto San Román, jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Clínico de Valladolid y coordinador de la Unidad de Gestión Clínica de Cardiología de este centro, ha destacado que “el modelo es insostenible, pero no por la crisis. El problema viene desde 2002 cuando el gasto sanitario per cápita se dispara en relación al Producto Interior Bruto”. “Frente a esto, ha explicado, tenemos varias opciones y entre ellas está la de dotar de más responsabilidad a los profesionales en la toma de decisiones, la gestión clínica”.

José Alberto San Román y Manuel Franco.

Jorge Matías-Guiu y Araceli Tejedor.

“Hasta ahora, ha continuado, veníamos haciendo gestión sin control, y eso no es gestión clínica”. “Tenemos que ir mucho más allá y ser más exigentes con nosotros mismos”. “Lo que no es ético es que el profesional haga gestión sin tener en cuenta el gasto, que es distinto a ser economicista”.

Por su parte, Manuel Franco, jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de Zamora y coordinador de la Unidad de Gestión Clínica de Psiquiatría de este centro, ha subrayado que “por primera vez nos dan la oportunidad de organizar la asistencia a aquellos que conocemos a los enfermos”. “La gestión clínica nos ha permitido tratarles en comunidad y coordinarnos con Atención Primaria”.

Para Jorge Matías-Guiu, la gestión clínica partió de dos modelos: el proyecto Prisma del Hospital Clínico San Carlos y los proyectos del Insalud. “Pero su base real, ha explicado, es que los hospitales son grandes empresas, con mucho personal y poca estructura administrativa, y por eso se optó por descentralizar”. “La gestión clínica se fundamenta en la asistencia centrada en el paciente y la lucha contra la variabilidad”. Guiu ha reconocido que “es difícil que un gerente delegue la gestión teórica de un presupuesto en un clínico”. “Para desarrollar este modelo hay que dar la estructura adecuada al hospital”.

Por su parte, Araceli Tejedor, vocal de la Asociación Nacional de Directivos de la Salud (ANDE) ha señalado que “las enfermeras deben desarrollar el liderazgo en la prestación de cuidados”. Ha hecho dos planteamientos: que se tenga en cuenta el papel de la enfermería en las unidades de gestión clínica y que se establezcan unidades transversales, lideradas por enfermeras.

José María Soto y Silvia Sáez.

Manuel Martín y Belarmino Rodríguez.

José María Soto, secretario de comunicación de CESM-CyL, ha apuntado que “hay razones para mejorar como hacemos gestión clínica”. “La gestión clínica se está haciendo de forma tradicional en cada consulta. Lo importante es como se hace”. A su juicio, es fundamental mantener el régimen estatutario, la participación del profesional con criterios de calidad y que se desarrolle dentro de un sistema público de salud.

Desde Satse, su secretaria autonómica, Silvia Sáez, ha destacado que “la gestión clínica es una función del profesional reconocida en la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias de 2003”. “La controversia se produce cuando ese proceso se relaciona con criterios economicistas”. “El modelo de gestión clínica solo puede salir adelante con la participación de los profesionales vinculados a un mismo proceso asistencial”. Sáez ha apostado porque las enfermeras sirvan de elemento de enlace e integrador entre los distintos niveles.

Manuel Martín, presidente de la Federación de Asociaciones por la Defensa de la Sanidad Pública (Fadsp), ha destacado que “la Ley General de Sanidad ya preveía las áreas de salud como un modelo integrador, pero las áreas sanitarias nunca se realizaron. La gestión clínica es una herramienta técnica para integrar las actuaciones de los distintos profesionales. No puede estar al servicio de la fragmentación del sistema ni puede utilizarse para laboralizar al personal”, ha añadido.

Por último, Belarmino Rodríguez, médico de Atención Primaria de la UGT, ha señalado que “tal y como se plantea la gestión clínica puedo sentirme ofendido porque parece que se cuestiona la gestión hecha hasta ahora”. Sin embargo, Rodríguez ha reconocido que “la gestión clínica puede facilitar el tránsito del paciente por el sistema sanitario”, pero ha puesto en duda que “la gestión clínica esté tan clara si hay tantos documentos distintos para llevarla a cabo”.

Cristina Mouriño / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Valladolid
El gerente del Servicio de Salud de Castilla y León (Sacyl) ha planteado cambiar el modelo gerencial actual que según ha destacado es del año 87. Eduardo García Prieto ha hecho estas declaraciones durante la clausura del Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Castilla y León organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Novartis en Valladolid. “El cambio en la forma de dirigir los centros podría ser necesario porque en ocasiones oímos a los profesionales criticar que existen muchos gerentes y quizá haya que plantearse cambiar eso”, ha señalado.

Eduardo García Prieto.

García Prieto ha destacado el compromiso del Sacyl con sus profesionales como una de las líneas principales de actuación del departamento. “Buscamos un sistema que nos permita diferenciar a quién lo hace bien, dándole al profesional la oportunidad de que decida como quiere hacer las cosas”, ha subrayado.

Asimismo ha defendido la gestión por procesos y la necesidad de cambiar la metodología de trabajo integrando la Atención Primaria y la Especializada. En un contexto como el actual, en el que nos enfrentamos al reto de la cronicidad la terminología de ‘primera consulta y consultas sucesivas’ es absurda. “Tenemos que hacer confluir la Atención Primaria y la Especializada”, ha reiterado.

El gerente del Sacyl se ha referido también al decreto de gestión clínica, que en estos momentos se encuentra en trámite de información, y ha señalado que “a pesar de que no creo que haya una norma que se haya explicado más que esta, estoy convencido de que hay un problema con el sistema de comunicación”. “Se ha criticado que ha habido opacidad y si por algo se caracteriza el decreto de gestión clínica es por su transparencia”, ha explicado. “Creo que no ha habido una norma que haya sido más explicada. Además se ha tratado de recoger todas las aportaciones para el desarrollo de este programa de cambio de la organización”, ha apuntado.

García Prieto ha enumerado las medidas que han llevado a cabo para contribuir a la sostenibilidad del sistema. Entre ellas ha citado el uso racional del medicamento, los acuerdos con otras comunidades autónomas para la asistencia en zonas limítrofes, el desarrollo de un cluster de producción entre los hospitales castellanoleoneses, etc. “Sin embargo, ha concluido, si no seguimos mejorando dentro de unos años tendremos una sanidad peor que la que conocemos ahora”, ha concluido.

Redacción / Imagen: M. A. Escobar. Valladolid
La efectividad de las vacunas y la necesidad de impulsar y dar mayor importancia a la prevención, la protección y la promoción de la salud han centrado la mesa ‘La meningitis bacteriana, un problema de todos. ¿Podemos prevenirla?’, celebrada en el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Castilla y León organizado por Sanitaria 2000 y Novartis.

Agustín Álvarez Nogal y Francisco Álvarez García, antes de su intervención en el Encuentro.

La mesa ha contado con la participación de Francisco Álvarez García, secretario del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), quien ha criticado que “es un desastre que España sea el único país del mundo que ha quitado las vacunas del calendario”. Álvarez García ha defendido que la vacuna “es el producto sanitario más seguro del mundo porque se administra en personas sanas”. Asimismo, se ha mostrado crítico con la Administración sanitaria por los cambios introducidos en el calendario vacunal. “España es también diferente en sanidad. Y esto es nefasto en el ámbito de las vacunas”, ha señalado.

Álvarez García se ha centrado en la meningitis, una enfermedad “letal” en la que el 10 por ciento de los afectados mueren. “Esta letalidad, ha continuado, se mantiene porque ataca a gente sana”. “Entre un 10 y un 30 por ciento de los afectados sufre secuelas”, ha añadido.

Francisco Álvarez.

Agustín Álvarez.

Otra de sus críticas ha sido con respecto al uso hospitalario otorgado por la Administración a la vacuna contra la meningitis desarrollada por Novartis. A su juicio es un problema que no esté al alcance de los ciudadanos y se ha llegado a preguntar cómo es posible que esta circunstancia sea permitida por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Por su parte, el director general de Salud Pública de Castilla y León, Agustín Álvarez Nogal, ha subrayado la importancia de las políticas de salud pública como motor de la prevención, la protección, y la promoción de la salud. “Aunque somos pequeñitos y hacemos cosas inverosímiles en comparación con el sistema asistencial debemos ser tenidos en cuenta”, ha señalado. Álvarez ha destacado la ausencia de alarma y de efectos colaterales en las decisiones políticas como principios básicos de las políticas de salud pública. A esto ha añadido la precaución y la transparencia. En cuanto a la vacunación, el director general ha subrayado que Castilla y León se sitúa entre las autonomías con mejor cobertura del Sistema Nacional de Salud, por disponer de un calendario muy completo. “Nuestro reto ahora es mantenerlo”, ha concluido.