Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30
Lunes, 02 de diciembre de 2013, a las 12:37
Cristina Mouriño / Fotografías: Pablo Eguizábal. Madrid
Los portavoces de sanidad de la Asamblea de Madrid han protagonizado la primera mesa de debate ‘El estado de la sanidad madrileña’, celebrada durante el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Madrid organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Novartis. Javier Rodríguez (PP) , José Manuel Freire (PSM), Rubén Bejarano (IU) y Enrique Normand  (UPyD) han coincidido en que la heterogeneidad de profesionales sanitarios y la obsolescencia del actual modelo hacen necesario un cambio en el régimen laboral.

De izq. a dcha., Rubén Bejarano, Javier Rodríguez, Maria Victoria Moreno, José M. Freire y Enrique Normand.


El portavoz popular ha justificado el proceso de externalización y ha subrayado que “nos exigían producir un ahorro importante en cuanto al gasto sanitario por lo tanto debíamos tomar medidas para garantizar el sistema tal y como lo conocemos, y su calidad”. En relación al régimen laboral, Rodríguez ha señalado que cuando se abrieron los seis hospitales que ahora se van a externalizar, se hizo una reorganización de efectivos. “Los profesionales que optaban por cambiar a estos hospitales mantenían sus condiciones” y “solo un médico decidió volver a su hospital de origen”.

Javier Rodríguez.

José Manuel Freire.


Por su parte, el portavoz socialista, José Manuel Freire, ha destacado que “seguimos con una normativa obsoleta”, en referencia al Estatuto Marco.

Rubén Bejarano, portavoz de IU en la Comisión de Sanidad, ha explicado que “dentro del contexto de la privatización uno de los actores que más lo sufre es el profesional sanitario”. En este sentido, ha recordado que después de este primer año tras la reforma de la Consejería de Sanidad, en la Comunidad de Madrid han dejado de prestar sus servicios más de 2.500 profesionales y se prevé que para el próximo ejercicio haya 1.400 profesionales menos”. A su juicio la gestión clínica que pretende la consejería es una “medida más en el marco de la privatización y supondrá que los profesionales presten su asistencia en peores condiciones”.

Rubén Bejarano.

Enrique Normand.


“Creo que hay un acuerdo generalizado en que hay que modificar el régimen laboral”, ha apuntado el portavoz de UPyD, Enrique Normand. “Ahora hay mucha eventualidad”. “El modelo hacia el que tenemos que tender es aquél que pague por lo que uno es, por lo que se hace y por los resultados”. “Hay que intentar acabar con la eventualidad e incentivar la movilidad entre servicios. Es evidente que la supresión del Insalud ha levantado fronteras autonómicas a la movilidad”, ha añadido.

Otro de los temas abordados ha sido la coordinación sociosanitaria, “una asignatura pendiente” a juicio de los portavoces sanitarios. Mientras que el PP considera que la solución es aunar en un solo departamento ambas políticas, desde UPyD defienden que “se potencie la Atención Primaria”. Por su parte, José Manuel Freire ha explicado que “la solución no está tanto en unir ambas cosas. Se necesitan servicios sociales y la ley de dependencia se ha quedado absolutamente desvirtuada”, ha lamentado. Rubén Bejarano ha destacado la necesidad de planes específicos que guíen esta coordinación.

En cuanto a la jornada ordinaria de tarde, el portavoz popular ha defendido que “es preferible contratar nuevos médicos en paro antes que seguir pagando horas extraordinarias que suponían altas cantidades”. El portavoz del PSM ha señalado que “no creo que sea positivo ofrecer contratos a tiempo parcial a profesionales que quieren trabajar a tiempo completo”. Por su parte, Rubén Bejarano ha destacado que “estamos todos de acuerdo en la funcionalidad de esta jornada pero este tipo de medidas tienen que ser fruto del acuerdo con los sindicatos sanitarios”.

Sobre la posible modificación de Ley Antitabaco, los grupos de la oposición han mostrado su rechazo. UPyD ha alertado del “falso dilema entre salud y empleo” que defienden desde el Gobierno regional. PSM, UPyD e IU han resaltado que esta reforma sería un error muy grave y un retroceso con consecuencias para la salud de los ciudadanos.

De izq. a dcha., Rubén Bejarano, portavoz de IU en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid; Javier Rodríguez, portavoz del PP en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid; José María Pino, presidente de Sanitaria 2000; y Alberto García Romero, presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid.

En la primera, Antonio Alemany, director general de Atención Primaria de Madrid; y José Manuel Freire, secretario general de Satse-Madrid. A continuación, Jesús Vázquez Castro, gerente adjunto de Asistencia Sanitaria de Atención Primaria; y Susana García, market access de Novartis.

A la izquierda, Álvaro Cerame y Enric Lázaro, vicepresidente y presidente del CEEM. A continuación, Laura Oliva, secretaria de Sanidad del PSM; y Rubén Bejarano.

Carmen Martínez de Pancorbo, gerente del Hospital 12 de Octubre; José María Pino; y Mercedes Alfaro, subdirectora general de Información Sanitaria e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. A la izquierda, Ricardo López, director general de Sanitaria 2000; y Enrique Normand.

Javier Elviro, gerente del Hospital de El Escorial. A la derecha, Laura Oliva y María Victoria Moreno.

De izq. a dcha., Julián Ezquerra, secretario general de Amyts; Gabriel del Pozo, vicesecretario de Amyts;  Joaquín Pérez Argüelles, miembro de la Comisión Ejecutiva de Amyts; y Daniel Bernabeu, presidente de Amyts.

Enrique Normand, Mercedes Alfaro, Carmen Martínez de Pancorbo y José Manuel Freire.

Cristina Mouriño / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid

Los sistemas de información sanitaria han centrado otra de las sesiones celebradas durante el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Madrid, organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Novartis. La subdirectora general de Sistemas de Información e Innovación del Ministerio de Sanidad, Mercedes Alfaro, ha reconocido que la diferencia entre las necesidades de las comunidades autónomas y las del ministerio pueden dificultar, en ocasiones, compartir la información y normalizarla.

Mercedes Alfaro

Alfaro ha destacado que “la información sanitaria nos tiene que permitir medir los valores fundamentales del SNS. Tenemos que conseguir tener una serie de indicadores para ello. El sistema de información tiene que ofrecer datos útiles y palpables y para ello es imprescindible que autonomías y ministerio compartan datos y tengan objetivos comunes”. La subdirectora general de Información e Innovación ha puesto como ejemplo la Tarjeta Sanitaria del Sistema Nacional de Salud (SNS) que “permitirá la identificación de los pacientes en cualquier punto de nuestro país”.

En este sentido ha recordado que “desde 2002 se viene trabajando en la tarjeta sanitaria interoperable, para que las comunidades autónomas trabajen en una única base de datos, con información normalizada”. “El núcleo fundamental, ha explicado, es esa base de datos gestionada por las comunidades autónomas”. “Esto, ha apuntado evitará duplicidades y permitirá conocer los movimientos de los ciudadanos ya que se les identifica por un único código”.

“En las autonomías estos códigos están asociados a la información clínica y ésta es la base de la interoperabilidad de la historia clínica en el SNS”, ha subrayado. Alfaro ha destacado que “ya hay 19,5 millones de personas que tienen su información disponible para que pueda ser consultada fuera de su comunidad autónoma y de ellos, 4 millones son madrileños”, ha explicado.

Por último, ha reconocido la dificultad de recopilar los datos en lo referente a las listas de espera de las comunidades porque “las listas de espera se han convertido en un arma arrojadiza absurda”.

“El sistema funcionarial resta mucha capacidad de desarrollo al sistema”
Cristina Mouriño / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
La vicenconsejera de Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid ha destacado que “el sistema funcionarial resta mucha capacidad de desarrollo al sistema sanitario y le dota de mucha rigidez”, durante la clausura del Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Madrid.

Flores ha señalado que una de las debilidades específicas del sistema sanitario madrileño es la gestión de los recursos humanos bajo las normas del sector público. Asimismo, ha considerado otra debilidad la red de grandes hospitales preparados y dirigidos en su mayoría a atender procesos agudos, muchos de ellos procedentes del resto del Estado y el que se observa una tendencia a la autarquía.

Patricia Flores.

La viceconsejera ha reconocido la “dificultosa relación entre niveles asistenciales, de la que ha destacado la desconfianza en Atención Primaria y el desconocimiento en Atención Especializada cuya consecuencia es una insuficiente coordinación entre niveles”.

En relación a las fortalezas del sistema madrileño, Flores ha destacado que “tenemos una infraestructura muy potente, un alto nivel complejidad y excelencia , nuestros recursos están concentrados y son muy accesibles y los ciudadanos pueden elegir”.

Como retos la viceconsejera madrileña ha subrayado la estrategia de atención a crónicos que asegura “será el gran cambio del sistema”. “Lo primero que tenemos que hacer es repensar nuestros procesos, apostar por la reingeniería de procesos con estos pacientes y después irá la tecnología, no al revés, como se ha venido haciendo hasta ahora”.
La organización en red es fundamental. “Tenemos que pasar de un modelo de ‘islas’ a un modelo de redes y esto está directamente relacionado con la concentración de la complejidad”, ha añadido.

Por último ha manifestado su apoyo a la gestión clínica y ha señalado que “la verdadera unidad de gestión clínica que veo es el centro de Atención Primaria. Es el paradigma”, ha conlcuido.

Cristina Mouriño / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
Las necesidades de los ciudadanos del siglo XXI hacen necesaria la reforma de la estructura hospitalaria para que sea más integrada y esté orientada al paciente. Así lo han puesto de manifiesto los participantes en la mesa de trabajo ‘La reorganización de los servicios hospitalarios’, celebrada en el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Madrid.

De izq. a dcha., José Soto, gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid; Pedro Conthe, Jefe de Sección de Medicina Interna del Hospital Gregorio Marañón de Madrid; Agustín Rivero, director general de Cartera de Servicios y Farmacia del Ministerio de Sanidad; Fernando Lamata, Expert Panel on efective ways to investing in health de la Comisión Europea; Julián Ezquerra, secretario general de Amyts; y Juan Antonio Vargas, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.


Fernando Lamata, Expert Panel on efective ways of investing in health de la Comisión Europea y moderador de la mesa, ha destacado que “la reorganización de servicios es siempre un tema de actualidad”. “La segunda mitad del siglo XX trae la incorporación de la tecnología y de esa enorme innovación en los hospitales y ahora la pregunta es de qué manera la reforma de la cartera de servicios que pretende el ministerio puede influir en la reordenación de servicios”.

Fernando Lamata.

Agustín Rivero.


Agustín Rivero, director general de Cartera Básica de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, ha respondido que “sí ha salido a colación el tema de la reorganización servicios cuando se ha hablado de la cartera de servicios”. “Las Direcciones Generales de Asistencia Sanitaria de las comunidades autónomas tienen la sensación de que hay servicios que no tienen que estar ahí o de otros que se tienen que crear”. “Lo que no tiene sentido es que se mantengan o potencien unidades que alcanzan las ratios de actividad”, ha añadido.” Es necesaria la reorganización  para llevar a cabo la unificación de servicios complejos”. En su opinión, “si diversificamos el número de servicios nuestras ratios van a bajar y no vamos a poder formar parte de la red específica europea”.

José Soto.

Juan Antonio Vargas.


Por su parte, el gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid ha apuntado que “las organizaciones más difíciles de dirigir son los hospitales”. “Sin un liderazgo deseoso ninguna empresa puede ser buen gestionada”. José Soto ha señalado que “hay que diferenciar lo que es dirigir la empresa de lo que es dirigir las líneas de la empresa y debemos reorientar el hospital hacia donde los profesionales plantean que se reoriente”. Soto considera que  es responsabilidad de todos hacer hospitales más abiertos a la comunidad, más eficientes y más integrados.

Juan Antonio Vargas, decano de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, ha manifestado que “no creo que dentro de una misma comunidad autónoma deba haber numerosos servicios especializados, hay que optimizar”. “Reorganización sí, pero se debe mantener la estructura actual a nivel académico”.

Pedro Conthe, jefe de Sección de Medicina Interna del Hospital Universitario Gregorio Marañón, ha indicado que “el hospital del siglo XXI tiene que estar orientado al crónico que ya que consumirá el 70 por ciento del gasto”. Conthe ha criticado que el modelo actual conlleva en ocasiones la duplicidad de peticiones de pruebas, tratamientos, etc. “Hay una falta de coordinación de profesionales que no debería ser así con las herramientas de comunicación que tenemos hoy día”. “Estamos trabajando en un sistema donde no nos conocemos personalmente, ha continuado, y eso es perverso para el sistema”. Además ha denunciado que no esté resuelto ni en cada provincia el desarrollo de la historia clínica electrónica.

Pedro Conthe.

Julián Ezquerra.


Desde el punto de vista del sindicato médico Amyts, su secretario general, Julián Ezquerra ha criticado que “llevamos casi 20 años hablando de los mismos problemas, tenemos una ‘enfermedad crónica enquistada’”. “Seguimos con la misma estructura que hace 25 años, que mantiene al personal sanitario encorsetado por el Estatuto Marco y Estatuto Básico”.
Ezquerra considera que “el gerente debe ser un facilitador y los profesionales tienen que concienciarse de que la gestión también es responsabilidad suya. Tenemos que tener formación en este tipo de conceptos”, ha explicado. “Los hospitales en estos momentos están centrados en el profesional no en el paciente”.

Los participantes han coincidido en destacar el papel fundamental que el Ministerio de Sanidad debe tener en el liderazgo de esta reforma y en la necesidad que todos los agentes del sistema sanitario participen de ella.

Redacción / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid

Los pediatras insisten en su crítica a que la vacuna frente al meningococo B sea declarada de uso hospitalario. María José Cilleruelo, del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría, ha criticado que “España sea el único país que declare el uso hospitalario de esta vacuna lo cual supone que los padres no puedan adquirirla en las oficinas de farmacia”.

Cilleruelo ha señalado que ya se está empezando a comercializar en Europa mientras que España reduce su uso al ámbito hospitalario. “No nos están dejando prescribir lo que queremos”, ha reprochado. “Ha sido una vacuna muy esperada, el deseo de todos los pediatras para frenar la enfermedad”, ha añadido.

María José Cilleruelo.

Según ha explicado, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios considera que la vacuna no tiene suficientes datos de efectividad y que la enfermedad tiene ahora poca incidencia. Sin embargo el estudio Heracles, que analiza en la Comunidad de Madrid el impacto de la enfermedad por neumococo en la población pediátrica entre 2007 y 2012, demuestra que tras la vacunación antineumocócica se reducen más de un 50 por ciento los casos y en casi un 70 por ciento la incidencia.

Cilleruelo ha recordado que en 2012 la Comunidad de Madrid decidió sacar del calendario la vacuna antineumocócica y ha alertado que, teniendo en cuenta la evolución epidemiológica de la enfermedad, podría producirse un repunte de los casos, por lo que limitar el uso al ámbito hospitalario podría generar problemas a la hora de enfrentarse a ella.

Por último, ha elogiado la vacuna Bexsero, de Novartis, de la que ha destacado que se ha desarrollado con una técnica novedosa.