18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Báñez deja un ‘reducto de poder’ a las mutuas en la gestión de las bajas

El Ministerio desoye las peticiones de médicos de Familia e inspectores y no deja claro si las mutuas tendrán acceso a la historia clínica del paciente

Lunes, 09 de diciembre de 2013, a las 16:54
Javier Leo. Madrid
La rueda de prensa posterior al Foro de Médicos de Atención Primaria de este lunes ha servido para actualizar las últimas novedades sobre la reforma de la gestión de las incapacidades temporales (IT). Según ha explicado el coordinador del grupo de IT del Foro, Francisco José Sáez, de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el borrador definitivo de la norma, que ya ha iniciado el trámite legislativo, todavía deja un ‘reducto de poder’ a las mutuas.

Fátima Báñez, ministra de Empleo.

En concreto lo hace manteniendo el criterio del “silencio administrativo” para acelerar la concesión de altas y no especificando si las mutuas tendrán capacidad o no para acceder a las historias clínicas de los pacientes. Según ha comentado Sáez a este diario, este décimo borrador, “preocupa y mucho a los médicos de Familia porque puede alterar los equilibrios básicos del sistema al no entender que solo el médico de Primaria puede dar una respuesta integral e integrada del estado de salud de una persona de baja”.

Esta alteración del equilibrio a la que se refiere el representante del Foro es el giro de 180 grados que pretende dar el Ministerio de Empleo y Seguridad Social a la gestión de las IT implantando el criterio del “silencio administrativo”. Si en cinco días la Administración no responde a la solicitud de alta de la mutua, el paciente será dado de alta automáticamente. El borrador de la reforma propone justo lo contrario a la práctica actual en la que la baja se alarga hasta que la Administración responde. “Llevamos desde los años 60 esperando una modificación, pero queremos una reforma garantista, en la que no se dé por hecho que hay una connivencia entre el médico y el paciente para alargar las bajas”, explica.

En los últimos dos o tres años, añade, “las IT han experimentado una bajada muy importante, con una reducción de la duración media de en torno al 40 por ciento”. El principal motivo detrás de esta disminución es la crisis económica, reconoce el propio Sáez quien, no obstante, defiende que “el médico de Familia es el que mejores resultados arroja en la gestión de las IT”. “El periodo de baja no contempla solo la enfermedad, sino también el tiempo de recuperación que necesita un paciente para curarse”, subraya. En este sentido, Sáez espera que durante el trámite parlamentario se pueda enmendar el texto para eliminar este requisito antes de que sea aprobada la Ley a lo largo de 2014.

La ambigüedad del “acceso a la información clínica”

Otro de los puntos que “inquieta” a los médicos de AP es el del acceso de las mutuas a la historia clínica de los pacientes, un punto incluido en los primeros borradores del anteproyecto. Aunque desde el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) se han mostrado en contra de otorgar este ‘poder’ a las mutuas, el borrador final del anteproyecto incluye un párrafo en el que dice que estos organismos “tendrán acceso a la información clínica del paciente”.

Sáez admite que este punto puede referirse a los informes de baja que realizan los centros de salud, aunque manifiesta la intención del Foro de “no dejar ninguna puerta abierta a que se acceda a la historia clínica para mantener así preservada la confidencialidad de los datos del paciente”. Asimismo, el Foro tampoco está conforme con que "los partes de confirmación semanales sean sustituidos por informes cada semana. El objeivo de la reforma es reducir burocracia tanto al médico como al paciente. No vale con cambiarla de nombre. Los procesos deben ajustarse a la situación clínica, no a la estadística", ha subrayado.

A este respecto, Empleo sí que ha atendido la petición de los médicos de Familia de que las mutuas no tengan comunicación directa con los centros de salud, al mismo tiempo que reiterado su 'promesa' de que las corporaciones privadas "no tendrá el control de las bajas, que corresponde al Sistema Nacional de Salud (SNS)", ha comentado el portavoz de turno del Foro, Josep Basora. "La IT es un derecho del paciente, no solo del trabajador", ha aseverado.