13 dic 2018 | Actualizado: 22:10

El Vall d'Hebron trata en cuatro años a 1.400 enfermos de cáncer en base a sus alteraciones genéticas

Se administran fármacos innovadores que pueden llegar a curar a pacientes sin posibilidades

lun 15 diciembre 2014. 17.58H
Redacción. Barcelona
La Unidad de Investigación en Terapia Molecular del Cáncer-La Caixa (UITM) del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona ha atendido desde que se inauguró en 2010 a 1.400 pacientes que no habían respondido bien a las terapias tradicionales y a quienes se les ha aplicado un tratamiento "personalizado" en función de las alteraciones genéticas del tumor.

Jaume Giró, José Jerónimo Navas y Josep Tabernero.

En rueda de prensa, el director general de la Fundació La Caixa, Jaume Giró, y el director del VHIO y jefe del servicio de Oncología, Josep Tabernero, han hecho balance de la UITM, que se empezó a gestar en 2007 pero que se creó en 2010.

Según Tabernero, la unidad es "innovadora" porque administra tratamientos -en fase I y II- que aún no están comercializados pero que tampoco son puramente experimentales, pero tienen un efecto muy grande sobre los pacientes, puesto que personas que no tenían ninguna posibilidad se han llegado a curar "Enfermos que antes se morían en seis o ocho meses ahora son supervivientes y viven muchos años. Esto es una realidad", ha celebrado el doctor.

La paciente extremeña Sónia Sánchez, de 39 años y con una hija de siete, que actualmente vive en Barcelona y sufría un tumor cerebral, ha explicado que le diagnosticaron el cáncer en 2009 y pasó por tres operaciones hasta que entró en la UITM, donde se sometió a un nuevo tratamiento que la ha curado.

A diferencia de los tratamientos ordinarios, esta unidad busca alteraciones moleculares de los tumores, lo que implica una "subtificación" de los cánceres más frecuentes -mama, pulmón y colon, entre otros-, y también aplica una tecnología que analiza dichas modificaciones genéticas en la sangre de los enfermos.

Una muestra de esta personalización, que es "futuro" del tratamiento del cáncer y otras enfermedades, es que en 2013 la unidad elaboró un total de 75 estudios clínicos y trató a 345 enfermos, lo que supone una forma de trabajar que permite atraer talento e inversión de empresas biotecnológicas y farmacéuticas, ha detallado Tabernero.

La selección de los pacientes se realiza de forma telemática sin necesidad de que el enfermo se tenga que desplazar al hospital, y se decide en función de si la alteración molecular del cáncer que sufre tiene posibilidades de recibir algún tratamiento.

Primera causa de muerte

El cáncer es la primera causa de muerte de personas entre 35 y 70 años; uno de cada dos hombres y dos de cada tres mujeres en el Estado desarrollarán un tumor en su vida, y de los 208.000 casos diagnosticados cada año en España, 103.000 mueren por esta causa.

Tabernero ha dicho que, pese al aumento progresivo de los casos, la mortalidad ha disminuido, y ha puesto el acento en el diagnóstico precoz y la personalización para luchar contra la enfermedad.

Giró ha manifestado que uno de los objetivos estratégicos de la fundación es "contribuir a garantizar el derecho a la salud", ha avanzado que firmará un convenio para los próximos cinco años dotado con 1,2 millones de euros para esta unidad, en la que hasta ahora ha invertido siete millones de euros.